Sentencia:


Un mínimo homenaje desde aquí al extraordinario investigador Andreas Faber-Kaiser, mediante unas palabras suyas: "más vale no ser nada, que ser algo en manos de otro".


"Nuestras opiniones pueden ser sueño o realidad; nos preguntamos: ¿alguien sabe qué es lo uno y lo otro?"... En este sitio escribimos por intuición, y por esa misma intuición podríamos dejar de escribir en cualquier momento.


Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam... Frente a nuevos planes (o no tan nuevos) mundiales -dicho a las claras: globalización-: países, naciones, culturas, variedad, soberanías y LIBERTAD -lo que "ellos" no están dispuestos a entregarnos por nada del mundo, para no perder su maldito poder o posesión de la humanidad.


COLABORACIÓN MUTUA

Nos decantamos, a pesar de nuestras dudas, por versiones de la historia cercanas al realismo fantástico y a las dimensiones intuitiva y espiritual (aparte de dogmas religiosos, ateos, etc.) humanas, en detrimento de las rígidas racionales. Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años: Alejandro Gamero, Ricardo Guadalupe, Javier Elzo, Daniel Pérez, Francisco Bermúdez Guerra, Miguel Ángel Ruiz, Andrés Vaccari, Pedro Pozas Terrados, Alberto Gómez García, Amelia Noguera, Tony Fernández Reyes, La Gazzetta del Apocalipsis, Óscar Distéfano, La antorcha de Kraus, la dame au chien, Adrián Pérez Castillo, Daniel Aragón Ortiz, Marcelo Espinel, Roland Font, Alberto Pancorbo, Rafael Herrera Guillén, Ruth Rodríguez Sotomayor, Aitor, Georges Zade, Enrique Sanmol, Ibn Asad, Bastets, Margarita Csanady, Santiago Montobbio, Ana Muela Sopeña... (si no funciona algún enlace, prueba con el apartado "Autores, referencias y temas").

En esta nueva etapa del sitio... podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), de realismo fantástico, heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Palestina y la Desinformación -Georges Zade- (1ª entrega)



Con el permiso del autor, Georges Zade, este sitio publicará, por entregas, el ensayo "Palestina y la Desinformación".

Esta vez, la portada, el índice, el prólogo y la introducción.

. . .

PALESTINA Y LA DESINFORMACIÓN











Georges ZADE

. . .



Indice
1
Prólogo
2
Introducción
3
Semitismo y Anti-Semitismo
4
El Sionismo
5
Las Naciones Unidas y Palestina I
6
Las Naciones Unidas y Palestina II
7
El Derecho al Retorno de los Refugiados Palestinos
8
Jerusalem, Ciudad Cananea
9
Holocausto y Sionismo
10
Judíos Anti-Sionistas
11
¿Reconocer el Estado de Israel?
12
Con sus propias palabras
13
Anexos





Prólogo

Muchas causas justas en el transcurrir de la historia requieren de comprensión y solidaridad de los hombres amantes de la paz y la justicia internacionales, la causa palestina está a la cabeza de las mismas.

Rara vez vamos a encontrar en los anales de la historia humana una estafa mayor a la conciencia de los pueblos como aquella que se cometió y se sigue cometiendo en contra del pueblo palestino.

Hablar o escribir sobre el legítimo derecho del pueblo palestino a una identidad y a una patria, con la consabida tragedia impuesta a ése pueblo árabe, es sencillamente reeditar la tragedia de los indígenas de América y el genocidio cometido contra los africanos.

Desde muy temprana edad, conocí de cerca y viví las consecuencias del crimen cometido en Palestina ya que decenas de refugiados anclaron en mi pueblo chico, en el norte del Libano, trayendo con ellos, aparte de su altivez y dolor, la historia de los crímenes que las hordas sionistas, huyendo de la persecución cristiano-europea, aplican sus sufrimientos a otro pueblo laborioso, pacífico y tolerante. Desde entonces, milité en la justa causa del pueblo palestino que veía en su lucha no sólo la búsqueda de su emancipación y libertad sino también la salvación de los ciudadanos del mundo de fe judía utilizados como carne de cañón en un proyecto imperio-capitalista al servicio de los traficantes de armas y mercaderes del capital.

Grato para mí ha sido no sólo la sorpresiva oferta de prologar el libro de Georges Zade; "Palestina y la Desinformación", sino tambien, por saber de sus dotes intelectuales que le permiten abordar en forma sui generis un tema tan complejo como la tragedia palestina poniendo como testigos irrefutables, a sus aseveraciones, los propios protagonistas sionistas y dirigentes de Israel.

No es nada exagerado recalcar que el problema suscitado por la ilegítima creación de un estado israelí en territorio palestino como la chispa que motorizó todos los acontecimientos en el Medio Oriente desde los años 40 del siglo pasado.

Las guerras, las intervenciones militares occidentales, los golpes de estado, los conflictos fronterizos, la formación de bloques antagónicos, la utilización de la religión como elemento político, la destinación de altísimo porcentaje de los presupuestos nacionales a la empresa bélica, los disturbios, la inestabilidad, el imperio del hambre, la miseria, la necesidad, el analfabetismo, el desempleo, la corrupción y tantos otros males que imperan en el Medio Oriente árabe son consecuencias directas de la presencia de Israel en el corazón de la nación árabe.

El impedimento de la unidad árabe, el atraso en la conquista de la verdadera independencia y soberanía por parte de los estados árabes y la imposibilidad de los pueblos árabes de disfrutar de sus riquezas patrias y en especial las riquezas petroleras, son causas inmediatas y consecuencias bien calculadas por parte de quienes incrustaron en la Palestina Histórica de un estado racial, colonial, exclusivista y excluyente.

La utilización de Israel, por parte de las otrora metrópolis imperiales y coloniales en contra de los anhelos del pueblo árabe en su prosperidad, unión y grandeza, la hemos vivido en cada instante donde el pueblo árabe era precisado en dar pasos firmes en pos de su libertad, su unión y su prosperidad a lo largo de todas las agresiones que el ejército sionista jugó su rol asignado por los imperios europeos y estadounidenses de turno.

Por último, me siento persuadido que con una lectura racional y objetiva del libro, que nos deja para la reflexión el amigo Georges Zade, nos proporcionará una oportunidad dorada para conocer con objetividad los secretos del mal llamado Conflicto Arabe-Israelí y entender a profundidad que estamos ante una verdadera tragedia humana con la complicidad de los grandes países sedicentes amantes de la democracia y los valores humanos y la anuencia criminal de las Naciones Unidas.

Raimundo KABCHI




Introducción

A menudo, cuando se trata de hablar sobre los acontecimientos del Medio Oriente, surgen ideas preconcebidas que dificultan la comprensión de los conflictos contemporáneos que enfrenta la región. Entre algunos de estos argumentos, pueden destacarse los siguientes: que los pueblos árabes siempre han estado en guerra, que se trata de una lucha entre religiones, o que es un tema muy complejo y difícil de entender, así que será mejor no tocarlo.

En cuanto a la complejidad del tema, es algo que se ha querido aparentar para empañar los esfuerzos en búsqueda de la verdad. En lo relacionado a que siempre se ha estado en guerra, basta con revisar la historia de la región para darse cuenta que los conflictos bélicos que allí han tenido lugar han sido guerras de resistencia contra invasores, venidos de otras tierras. A su vez, es cierto que el conflicto en el Medio Oriente tiene un componente religioso, pero esa no es la raíz del problema; cuando la invasión de los cruzados, ya se utilizó la religión como causa. Lo cierto es que para poder entender un problema de esta magnitud, se deben buscar sus raíces, se debe indagar en las causas que lo originaron.

En el mundo actual, existen tres religiones monoteístas, que a lo largo del tiempo se han ido dividiendo en corrientes basadas en diferentes interpretaciones.

Al leer la Biblia desde el Génesis, se encuentra la máxima de toda religión: “Dios creó al hombre”, sin especificar color, raza, nación, credo, etc. En el Evangelio, nos encontramos con la base del Cristianismo, que es un mensaje de amor universal. Más aún, como lo establece la Iglesia de Oriente: “Dios se hizo hombre para que el hombre pueda llegar a Dios”. En el Corán, esta idea se expresa en el siguiente versículo: “Creemos en Dios y en lo que se nos ha revelado, en lo que se reveló a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las tribus, en lo que Moisés, Jesús y los profetas recibieron de su Señor. No hacemos distinción de ellos y nos sometemos a EL” (2,136).

Teniendo como respaldo lo anteriormente dicho, se puede confirmar la expresión del Padre Hector Douayhi, que en un momento crucial de su vida sacerdotal afirmó: “No pertenezco a la Iglesia de piedra, pertenezco a la Iglesia del hombre”. Igualmente, se puede resaltar la frase que Ignacio Ramonet, Director de Le Monde Diplomatique, pronunció luego de los atentados del 11 de septiembre: “Si amaron el Anti-Comunismo, adorarán el Anti-Islamismo”.

Si nos basamos en los principios religiosos, nos encontramos con los valores que sustentan una de las fuentes más importantes para la conducta del ser humano, como lo son la coexistencia, la convivencia, la tolerancia y la solidaridad. Cualquier otra interpretación de la religión, o de una de sus partes, no es más que una desviación de la verdad y contradice su propio espíritu. Esas interpretaciones sólo sirven para los que se autoproclaman intérpretes de la palabra de Dios, y oh casualidad, siempre conducen a imponer los intereses de sus autores en perjuicio de los demás. Hasta el momento no se ha encontrado a alguien que haya interpretado la palabra de Dios, fuera del contexto mencionado anteriormente, con un resultado negativo para él o para sus intereses.

Algunos se declaran voceros de Dios ¿Cuántos han resultado ser un fraude? Lo único que han hecho en realidad ha sido o bien amasar grandes cantidades de dinero para su propio beneficio, o bien conducir a las personas por el camino contrario al espíritu de la religión que dicen defender – llevándolos inclusive a la muerte o al asesinato.

Otros declaran que están cumpliendo con una misión que Dios les encomendó. ¿Acaso Dios manda a masacrar, asesinar, destruir, invadir, saquear, envilecer, torturar, etc. etc.? Si comparamos ese tipo de órdenes proclamadas en nombre de Dios con los diez mandamientos, entonces Dios se contradice. ¿O acaso los diez mandamientos no tienen valor alguno?

Otros pretenden ser los elegidos por Dios para ser superiores y poder hacer lo que quieran, sin que nadie les pueda reclamar por sus actos. Son los que, basándose en dogmas religiosos, se consideran a sí mismos “Intocables”.

En realidad, tomando en cuenta los principios de la religión, y sobre todo el “Dios Creador”, no se puede aceptar dogma alguno. Claro que hay dogmas religiosos que no hacen daño a nadie, pero no son los tratados aquí. Si se acepta a Dios como Creador ¿cómo es posible no aceptar su creación? Una de las creaciones de Dios es el hombre, al que dotó con un cerebro que le sirve para pensar. Por eso, impedir ésta función es contrariar la voluntad de Dios. Debemos estar interesados en eliminar esos dogmas que son utilizados para crear los acontecimientos que estamos sufriendo hoy en día, y cuyas consecuencias venimos sufriendo desde hace ya demasiado tiempo.

Algunos llegan a aceptar el dogma del “Pueblo elegido por Dios”. La pregunta obligada, en ese caso, es: ¿cuál es ése pueblo? Y si logran identificarlo, entonces: ¿quién eligió a los demás pueblos? Más aún: ¿porqué ese pueblo fue elegido por Dios? y ¿para qué fue elegido? ¿Es que acaso Dios discrimina entre sus hijos?

Como se puede ver, contra este dogma surgen muchas interrogantes a las que hasta ahora nadie ha dado una respuesta clara y lógica. Además, si alguien tuviera la capacidad de contestar a las preguntas anteriores, también debería responder a la siguiente: ¿porqué y para qué fueron creados los demás pueblos? Es bueno dejar bien claro que no se trata de cuestionar la palabra de Dios, sino de cuestionar a quienes pretenden declararse como intérpretes de la palabra de Dios.

Ciertas personas son muy sensibles ante cualquier consulta sobre un tema dogmático, porque lo consideran ofensivo para la religión que profesan. Debemos aclarar que no se duda de los objetivos de ninguna religión, pero tampoco podemos callarnos ante los “Mercaderes de la Religión”, que utilizan a su Dios para destruir, invadir, masacrar, saquear e imponerse sobre los demás pueblos. Es más, todos los creyentes deberían cuestionarlos, porque son los que, realmente, ofenden la religión.

¿Qué se puede esperar de unas personas que se atreven a publicar en su página de Internet: “Lo que estamos viviendo es una guerra entre Yahveh y Allah”, así tal como lo han leído: guerra entre Yahveh y Allah. Hasta donde se sabe, Yahveh es Dios, a menos que hayan cambiado las definiciones. Yahveh = Jehová = Yahwa = Dios, es el mismo Dios. Es totalmente falso lo que algunos afirman que Allah es el dios de los árabes. Sería lo mismo que decir que Dios es el dios de los Españoles, Dieu es el de los Franceses, God de los Ingleses, Dio de los Italianos, etc. porque Allah es Dios EN Arabe.

¿Hasta cuándo vamos a seguir callados ante tantos crímenes que se están cometiendo en nombre de Dios? Ahora la pregunta necesaria es: ¿Después de la guerra entre Yahveh y Allah, tendremos otra guerra entre Yahveh y Dios, luego entre Dios y God, entre God y Dieu, y así sucesivemente?

Lo que se expone en este libro no va en contra ni a favor de religión alguna. Responde simplemente al deseo de la búsqueda de la verdad y la justicia. Es un esfuerzo para enfrentar la teoría de Paul Joseph Goebbels, periodista y ministro de propaganda de Hitler, quien dijo: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Déjenlo muerto, ¿porqué pretenden mantenerlo vivo? Se trata de luchar contra la desinformación y contra la manipulación de la información a que nos tienen sometidos. Si en éste libro se mencionan las religiones es porque se ha querido presentar los acontecimientos del Medio Oriente como un conflicto entre religiones, lo cual es total y absolutamente falso.

En fin, el objetivo de este trabajo de investigación es tratar de frenar a esos desalmados que utilizan sus propias religiones para cometer los crímenes más horrendos; a los que tratan de ocultar su racismo detrás de la religión; a los que intentan disimular su cosificación refugiándose en supuestas voluntades de Dios, o preparando supuestos caminos para Dios ¿Acaso El necesita quien le prepare el camino? ¿No dicen que es Todopoderoso? Entonces déjenlo que haga su trabajo, que El no los necesita.

En resumen, parafraseando a un cantautor venezolano, debemos ayudar a humanizar la humanidad, y esto jamás se podrá lograr con mentiras o medias verdades (que son peores que las mentiras), y mucho menos con prepotencia, arrogancia, amenazas, chantajes y victimismo.

Alguien dijo "Pensar y no decir es como concebir y no parir", por eso aunque no soy escritor, ni literato, trato de presentar mis ideas y dudas, así que no traten de buscar "magias" literarias en éste libro puesto que no las van a encontrar. Este libro está escrito con un lenguaje sencillo, franco, directo y ... sin sutilezas.

Georges Zade

Mayo 2006





NOTA: En éste libro se mencionarán leyes israelíes bajo la figura de "Ley Básica", que son del máximo nivel dentro de la jerarquía jurídica israelí puesto que no existe una Constitución Nacional. Quien tenga interés en conocer más a fondo dichas leyes, puede acceder a ellas via Internet a través de la página digital del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel: http://www.israel.org/MFA/ [en Inglés]

. . .



Texto completo
poessía

(publicado con el permiso del autor)


Música de fondo: Albinoni. "Adagio in G Minor"




No hay comentarios: