Sentencia:


Un mínimo homenaje desde aquí al extraordinario investigador Andreas Faber-Kaiser, mediante unas palabras suyas: "más vale no ser nada, que ser algo en manos de otro".


"Nuestras opiniones pueden ser sueño o realidad; nos preguntamos: ¿alguien sabe qué es lo uno y lo otro?"... En este sitio escribimos por intuición, y por esa misma intuición podríamos dejar de escribir en cualquier momento.


Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam... Frente a nuevos planes (o no tan nuevos) mundiales -dicho a las claras: globalización-: países, naciones, culturas, variedad, soberanías y LIBERTAD -lo que "ellos" no están dispuestos a entregarnos por nada del mundo, para no perder su maldito poder o posesión de la humanidad.


COLABORACIÓN MUTUA

Nos decantamos, a pesar de nuestras dudas, por versiones de la historia cercanas al realismo fantástico y a las dimensiones intuitiva y espiritual (aparte de dogmas religiosos, ateos, etc.) humanas, en detrimento de las rígidas racionales. Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años: Alejandro Gamero, Ricardo Guadalupe, Javier Elzo, Daniel Pérez, Francisco Bermúdez Guerra, Miguel Ángel Ruiz, Andrés Vaccari, Pedro Pozas Terrados, Alberto Gómez García, Amelia Noguera, Tony Fernández Reyes, La Gazzetta del Apocalipsis, Óscar Distéfano, La antorcha de Kraus, la dame au chien, Adrián Pérez Castillo, Daniel Aragón Ortiz, Marcelo Espinel, Roland Font, Alberto Pancorbo, Rafael Herrera Guillén, Ruth Rodríguez Sotomayor, Aitor, Georges Zade, Enrique Sanmol, Ibn Asad, Bastets, Margarita Csanady, Santiago Montobbio, Ana Muela Sopeña... (si no funciona algún enlace, prueba con el apartado "Autores, referencias y temas").

En esta nueva etapa del sitio... podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), de realismo fantástico, heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

El camino de la entraña




Un ser humano es una explosión de sentimientos, 
y una entidad maravillosa, 
porque entiende el Universo 
desde lo más profundo de su alma

Esta oración sintetiza lo que guarda en su cofre
de sensibilidad, espíritu y mente.
Sufre la miseria que otros (ellos) han proyectado 
sobre su vida, y a pesar de todo, él 
sigue en el camino de la entraña, 
oscila a un ritmo más sutil... 
Un ser humano es un cantar, un multi-título; 
por ejemplo: añoranza-requiebro-entusiasmo-
afecto-desinterés-júbilo-transigencia..., 
todo lo que se mantiene en lo más hondo del Ser: 
porque de Ello nace 
el manantial primario humano: 
no se sabe, se intuye. 





poessía




Monólogos





    Cuán importante son los monólogos: "el doctor Sarrasin había practicado toda su vida el monólogo, que es una de las formas de la distracción" (Julio Verne. Los Quinientos Millones de la Begum. Euroliber, 1992). Por qué lo son... Se nos ocurre que son dos los tipos, el que muere inédito y el que se da a conocer; éste parte del otro; aquel sucumbe desconocido justo antes de transformarse en lo que después pudiera hacerse público. Un monólogo es un hablar con uno mismo en una suerte de intimidad culminante: individualidad en su máxima esencia. En el momento de ser consciente de su práctica, también te das cuenta de que formas parte de dos entidades, una que piensa y otra que observa lo que aquella discurre, pero que intercambia papeles con su interlocutor -aunque el habla (y sobre todo la escrita) conlleva gran poder seductivo, que te impulsa a pensar, dentro de unos límites determinados de antemano-... Las preguntas que surge n parecen inevitables: ¿qué ente es el primordial?, ¿el que ordena el ritmo y decide la dinámica de la auto-conversación?... O esto es un misterio, o un acto de imaginación, o una interrelación consciente-inconsciente desde puntos de vista psicoanalíticos, o juegos cerebrales sin más, o se trata, según nuestra tesis, de un individualismo que conversa en un ahora constante con su sombra: la individualidad... Un monólogo es un entretenimiento, te distrae de lo externo porque te centra en lo intrínseco de tu ser, un ser-existencia: existes en el cómputo general de existencias, humanas, extra-humanas, supra-humanas, etc.; es decir, en el total, lo que subjetivamente pudiera corresponderse con un adentro en la totalidad existencial. Te abstrae de lo que no eres tú, pues tú no eres parte (individualismo social), sino integridad (una sustantividad). Luego, por ejemplo, está la obra dramática, en la que un único personaje platica y un auditorio escucha, pero eso ya es otra historia.



"Al mal sistema buen humor"




Imagen. pixabay