Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.





arcón número ciento veinticuatro

.
.
Te rompes la cabeza para escribir un poema,
pero en realidad de nada sirven
tus títulos académicos;
te rompes la cabeza tratando de extraer
del arcón aquellos cultos términos:
el latín, la Grecia Clásica, y también otros poemas,
o simplemente te asientas
sobre la superficie creativa
en tu espacio, aunque tu espacio
acaso sea un vagón, o la acera
de tu ciudad. Te rompes la cabeza
pensando si poesía es literatura o no,
o si basta escribir con el alma, aunque nadie sepa qué es el alma.
Te rompes… la cabeza tratando de hallar un yambo (1)
adecuado o la mitad de una falange. Te rompes…
buscando la vida o la verdad,
porque la vida puede ser la verdad del momento.
Te rompes la cabeza para
dormir con los sesos esparcidos sobre las sábanas:
el sueño es la muerte: cada noche te recompone.
.
.
(1) yambo (pinchad)
.
.
.
poessia
.
.