Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




OTRA COSA, transhumanismo (1) y DEPREDACIÓN -vigesimoctava entrega-




    Con lo que sigue finalizamos el análisis del ensayo "El debate sobre el Mejoramiento Humano y la Dignidad Humana. Una crítica a Nick Bostrom". Entramos a reflexionar sobre las conclusiones a las que llega su autor, el catedrático Vicente Bellver Capella. Dice que, según Kass, Bostrom da por aceptable el sufrimiento humano. Para deducir cuáles son los postulados de este señor (uno de los líderes del movimiento transhumanista), te remitimos al siguiente examen dividido en tramas (tesis bostromianas)... Se persigue la transmutación, en principio mental (en el sentido de cerebral), del ser humano: en "otra cosa". Una. La naturaleza biológica debería(2) estar supeditada, o esclavizada incluso, al ser humano (matizamos: y a "otra cosa"). Dos. Ingenuidad: se preconiza que las dos clases de seres humanos, puros (nosotros) y transformados ("otra cosa"), vivirían armónicamente. Tres. Contradicciones escandalosas: la humanidad viene sufriendo desigualdades de todo tipo desde hace milenios, y esto es contemplado y denunciado por ellos, y resulta que ahora suman otra potencial discriminación (los fines que persiguen). Cuatro. Los supuestos seres posthumanos, más inteligentes y mejor preparados para habitar unas sociedades de alto grado en tecnología sofisticada, se verían autorizados para defender el, señalado por el autor, orden social (añadimos: globalización, "nuevo" orden político, etc.). Cinco. Los valores esencialmente humanos, éticos, morales, filosóficos..., tradicionales, quedarían relegados a otros, posthumanos (es decir, a "otra cosa"). 

    Seis. Sinsentidos: se habla de mayor calidad humanitaria en "hombres" de más alto nivel de capacitación general pero, ¿si no fueran realmente hombres, lo de "humanitario" no estaría de más?... Siete. "Esclavitud": hacia la manipulación de unas criaturas super-inteligentes y super-preparadas -no para la vida moderna, sino, ya, posthumana (para "otra cosa")-, considerando e imaginando que en un futuro, esperemos muy lejano, y anhelemos que nunca llegue, dichas personas, por automatizadas que estuvieren, algo les quedara de humanos. Ocho. Analogía con utilitarismos y ecologismos: se aboga por la dignidad de los artificios de humanidad sucedánea (robots, autómatas, cíborgs...). Nueve. No consideran que los "no aptos", o sea nosotros, en un sistema diseñado a la medida de "otra cosa" puedan decidir por sí mismos no entrar en su juego, diabólico, o para ser más fieles al texto: el autor observa que Bostrom calla sobre este asunto, pero nos preguntamos, ¿será que no tenga argumentos de peso para refutarlo?... Diez. La genética de los hijos podrá ser elegida por los padres, es más, se acusa a la madre naturaleza de poco menos que asesina, lo cual nos impele a seguir con preguntas...: ¿quiénes están detrás de esta doctrina surrealista, perversa, disparatada, cruel y sobre todo INHUMANA? Once. Son irresponsables quienes se opongan a este dogma, ya que es un deber -aludimos de nuevo a la glosa(2)- humano convertirse en posthumano (en "otra cosa"). Doce. A los hijos no hay que darles la oportunidad de que elijan si quieren ser humanos u "otra cosa": los padres estarían en su derecho de decidir de antemano que sus descendientes renuncien (obligados por las circunstancias, claro) al libre albedrío, o dicho con palabras más claras: a la libertad.

    Acabamos, con expresiones textuales de V. Bellver Capella en su colofón: "crear seres posthumanos es un atentado contra su dignidad" y contribuye a "romper la igualdad esencial entre todos los seres humanos" [...] "Bostrom no se toma en serio las críticas al posthumanismo, o por lo menos no las refuta de forma solvente"... No hay mucho más que decir, pero sí algo que nos parece trascendental. Estar enfrentado al sistema suele juzgarse, muchas veces, como disfunción ideológica, incluso síquica o similar; el contestatario es catalogado dentro de unos parámetros marginales, a saber, friqui, conspiranoico, antisistema, etc.; pues bien, la lúcida mente de este académico deja patente en este ensayo que no es oro todo lo que reluce en nuestro anillo y que tal vez tras una capa dorada impoluta y brillante se halle un metal gris, deslucido, corrosivo y pernicioso para la piel de nuestro "dedo corazón", el que, según nuestra idea, tendría que apuntar hacia otros lugares, en busca de la verdad(3), y si es menester, girarlo, de derecha a izquierda, o viceversa, si eres zocato, señalando hacia el cielo, en muestra clara de disconformidad con los principios transfulanistas, y es que consentir sin reparo ser conejillo de indias, en el fondo es venderse al mejor postor (un pujador materialista) o vender un alma al diablo.

                       



"Al mal sistema buen humor"



(1) En minúsculas por la poca importancia que tiene desde un punto de vista humano.

(2) Si dependiese de nosotros, este verbo, "deber", lo arrancaríamos de las lenguas, al menos en cuanto a su significado relativo a "obligación".

(3) Ya sabemos que la verdad absoluta o universal no existe, por ser una abstracción, pero seguro que nos entiendes, desconocido lector.


Imagen: pixabay

  

INTELIGENCIA IMPENSABLE, transhumanismo (1) y DEPREDACIÓN -trigesimosexta entrega-




    Hoy no escribimos sobre nada predeterminado. Escribir es pintar, y sobre todo es jugar, a colocar sobre líneas letras que forman palabras (estas, imitan ideas). Una idea es pereza y la escritura nos despereza, porque tira de nosotros, nos arranca con sutileza conceptos coordinados, nos dejamos llevar para construir oraciones más o menos complejas, que solemos leer más tarde para recolectar los frutos, que esperamos sean maduros. Hoy no escribimos sobre nada pensado de antemano. Escribir es una droga que no mata y no enferma, salvo que mueras de otra guisa, no física, y no intoxica ni duele ni te transforma en subhumano. Escribir es dialogar contigo mismo y tal vez sea por esta razón que se dice que el hombre es doblemente sabio, teniendo en cuenta que uno habla (el parlante) con otro (el escuchador) -si dos charlan al mismo tiempo, ninguno se entera de casi nada, o malinterpretan algo-. A nuestro modo de entender este asunto, solo habla en nosotros una inteligencia racional, y es la intuitiva la atenta y observadora, que no se compromete a nada, y sobre todo que no piensa: comprender esto es fundamental para saber de qué hablamos, en estos párrafos y en nuestra tesis continua.

    En el mundo académico te enseñan, porque te exponen, métodos asentados, y otros que surgen y modifican con levedad los ya existentes, a estructurar nuestro pensamiento a partir de informaciones externas, desde tesis ajenas, fuentes oficiales y otras (oficiosas) mostradas fugazmente, de algún modo ignoradas, porque se hace referencia a ellas como hipótesis chocantes o increíbles... El universo intuitivo es muy distinto, escribes y no sabes por qué, una fuerza extraña atrae hacia sí tu mano y la coloca sobre el papel para que escribas. Las imágenes mentales asoman de suerte espontánea, no hay programación consciente, ni mecánica ni automática ni racional pura: hay inteligencia impensable o natural o intuitiva; es un empuje que abre puertas del almacén de la memoria (o subconsciente), pero más que nada ordena, inexplicablemente: aquí, se interpreta lo inconcebible como una mezcolanza de una dualidad, razón lógica-razón intuitiva, y es que una regula y otra se desentiende de argumentaciones: no las necesita porque equivale a otra cosa, a otra naturaleza o a otro tipo de conocimiento.

    ¿Qué tendría que ver todo esto con una crítica al transhumanismo?... Sencillo, se nos ocurren dos clases de programación de lo humano: lo sustancial y lo sustitutivo. Un ser transhumano sería una inventiva científica modificadora de lo síquico y lo físico; en cambio, un ser humano es naturalidad, amor, hijo de la naturaleza -al menos en parte, en el supuesto caso de haber sido intervenido genéticamente por los célebres y literarios dioses-, sentido del humor e infinitas esencias; entre ellas, las que se te ocurran, desconocido lector... ¿A quién le agrada ser atendido, en una llamada telefónica, por un contestador automático?   

      




"Al mal sistema buen humor"

(1) En minúsculas por la poca importancia que tiene desde un punto de vista humano.


Imagen: pixabay



SOCIEDAD PSICOPÁTICA, TRANSHUMANISMO Y POSTHUMANOS Y LAS VENTAJAS DE LA PSICOPATÍA -Daniel Pérez-



Insertamos esta vez otra versión de "transhumanismo", bajo prisma de Daniel Pérez. En el fondo de sus opiniones subyace el tema "psicopatía", que por cierto, quizá sea uno de los puntos cruciales que habría que comprender para acercarse a lo que esconde esta civilización milenaria: ¿tal vez psicópatas infrahumanos?... Su criterio consta de los siguientes conceptos (hemos elegido algunos): movimiento intelectual internacional, posthumanidad, filosofía, manipulación, hedonismo, tecnología, materialismo, sociedad de robots, esclavitud..., pero es importante resaltar, para no llevarnos a engaño, las siguientes palabras literales suyas: "Que quede claro que no estoy en contra de la tecnología, de hecho, estoy muy a favor".

Te recomendamos, también, leer enlaces, al final del artículo, sitios web del autor, donde poder conocer un poco acerca de sus actividades, opiniones, artículos, etc.



SOCIEDAD PSICOPÁTICA, TRANSHUMANISMO Y POSTHUMANOS Y LAS VENTAJAS DE LA PSICOPATÍA



En el presente artículo voy a tratar primero algo que ya hemos comentado con anterioridad, como la sociedad actual es el hábitat perfecto para los psicópatas e como incluso, promueve los comportamientos y actitudes psicopáticas. ¿Cuáles son estas actitudes? Las propias de la gentuza, lo que coloquialmente llamamos "hijos de p--a". 

Hombres autoproclamados "maestros de la seducción" que utilizan la manipulación y también la estupidez de algunas mujeres a las que les pone caliente el "hombre malo y sexy" para conseguir sexo, dinero y fama....y lo más extraño de todo, hacer ver que eres esta clase de hombre (lo digo por experiencia), funciona. 

Por ejemplo, el éxito de series de tv como "sexo en New York", donde las protagonistas son 4 zorras, tontas, ridículas y superficiales cuyas preocupaciones son el sexo y las compras...si este es el ejemplo para la mujer moderna, entonces la mujer ha caído más bajo que los hombres. 

Otro ejemplo, nos lo proporciona un hombre, psicólogo para más señas, para evitar problemas, no mencionaré su nombre ni su obra, pero baste decir que sus libros, que al parecer son bestsellers, explican como la psicopatía es una garantía de éxito en la vida hoy día, como muchos de los rasgos que forman la psicopatía son deseables y ventajosos para triunfar en los negocios, el sexo, etc...¿La sabiduría de la psicopatía"?....parece que se intenta hacer ver que los rasgos de la psicopatía, o sea, comportarse de forma parecida a ellos no es malo. 

Ya solo falta decir que el presidente de la Organización Mundial de la Salud tendría que ser un psicópata. 

El psicópata nunca va a ser un gran profesional en nada, no tiene ni la profundidad ni la creatividad necesarias. Si tiene, en cambio, mucho morro, pocos escrúpulos y gran capacidad de engaño. 

Para acabar, mi opinión sobre la corriente de pensamiento que propugnan los científicos y teóricos del Transhumanismo...que según ellos nos llevará en el futuro a la posthumanidad. 

Según esta corriente filosófica: 

"El transhumanismo es tanto un concepto filosófico como un movimiento intelectual internacional que apoya el empleo de las nuevas ciencias y tecnologías para mejorar las capacidades mentales y físicas con el objeto de corregir lo que considera aspectos indeseables e innecesarios de la condición humana, como el sufrimiento, la enfermedad, el envejecimiento y la mortalidad.

Los autores transhumanistas estudian las posibilidades y consecuencias de desarrollar y usar la tecnología con estos propósitos, preocupándose por estudiar tanto los peligros como los beneficios de estas manipulaciones" 

Es una paradoja que este movimiento sea exactamente el peligro del que nos hablaba Aldous Huxley en su novela "Un Mundo Feliz". 

Básicamente promueve el final del humano, fruto de la evolución natural de las especies. En el futuro, el humano habrá trascendido los límites de la naturaleza usando la tecnología y la ciencia----que en mi opinión, se convertirá, si no lo es ya, en el nuevo Dios y creará una raza de seres hedonistas y materialistas. 

Entre sus "geniales" ideas están: convertir a los seres humanos en cyborgs, a través de la biotecnología, ingeniería genética, la tecnología de la información, la nanotecnología molecular y la ciencia cognitiva, y a algunas hipotéticas pero posibles, que se anticipan, como la inteligencia artificial, el "almacenamiento mental" (mind uploaling) o la crionización. 

El objetivo, erradica la enfermedad, mejorar el cuerpo físico y la capacidad mental, eliminar rasgos indeseados como la violencia o los celos, e incluso, eliminar la muerte! 

Este extracto es un resumen para mi nada prometedor de esta corriente:   

"Estos posthumanos alcanzarán capacidades intelectuales mucho más altas de las actuales, tendrán más memoria y más inteligencia; serán resistentes a las enfermedades y al proceso de envejecimiento, por lo que tendrán un tiempo ilimitado para aprender más y generar más habilidades; tendrán vigor ilimitado y no se sentirán cansados, hartos o irritados; controlarán sus deseos, estados mentales y emociones; tendrán una capacidad más grande para el placer, el amor, la apreciación del arte y la serenidad; experimentarán estados de conciencia que el cerebro del humano actual no puede siquiera sospechar, etc. Hasta tal punto serán los posthumanos capaces de diseñarse a sí mismos y a su mundo de un modo radicalmente nuevo y diferente, que nosotros, los humanos, sencillamente no podemos ni imaginarlo."  

Que quede claro que no estoy en contra de la tecnología, de hecho, estoy muy a favor. 

Pero si en el futuro no tenemos ni siquiera la opción de sentirnos tristes, ¿cómo podremos tener empatía hacia los demás seres?....¿cómo podremos tener inquietudes espirituales si vivimos en un mundo de placer y sin problemas?....¿cómo evitaremos los abusos de esa tecnología por parte del poder?...¿dónde quedaría el libre albedrío y la libertad?....¿quién garantiza que no se hará un uso parcial de la ciencia a favor de ciertos grupos? 

Suena a una sociedad de robots. Una sociedad en la que el psicópata campará a sus anchas con la vida resuelta y mucho tiempo para esclavizar a los demás. 

 Daniel Pérez





Con el permiso del autor.


(También puede buscarse como: juegosucio.psicopatía)


Otros sitios del autor:


El transhumanismo -Francisco Bermúdez Guerra-



Seguimos con aportaciones de la idea "transhumanismo". En esta ocasión le agradecemos a Francisco Bermúdez Guerra su opinión sobre ello. Nos habla de movimiento filosófico-científico, de algunos riesgos derivados de manipulaciones genéticas y de sobrepasar ciertos límites puramente humanos. Para él la tecnología no es un problema para la humanidad, hay que ver su lado positivo, pero la felicidad en el hombre va mucho más allá de lo técnico estricto. Te invitamos a esta interesante lectura. 



El transhumanismo



Es un movimiento filosófico-científico basado en la creencia de que la tecnología puede mejorar al hombre desde el punto de vista biológico y genético. De esta forma, se podrían engendrar seres humanos con cuerpos resistentes a determinadas enfermedades, con ciertos rasgos físicos, e incluso, se podría mejorar su capacidad mental e intelectual.

Independiente de si esto es posible o no, me parece que lo realmente relevante es su ámbito ético y moral. El transhumanismo suena atractivo, sería la respuesta a la utopía de una sociedad perfecta, tal como la describiera Aldoux Huxley en su novela Un mundo feliz. Sin embargo, presenta –en mi opinión- algunos peligros; por ejemplo, la manipulación genética con fines de perfeccionamiento racial, la peligrosa segregación que generaría la división de humanos “normales” y de humanos “mejorados genéticamente”, las desconocidas consecuencias en la naturaleza y en el cuerpo humano de una manipulación genética, y la cosificación de ese mismo cuerpo humano para ayudar a otras personas que no han sido manipuladas en su ADN.

Ahora bien, desconozco la forma de lograr este mejoramiento genético del hombre, no soy científico ni médico, pero sí puedo afirmar que el problema del transhumanismo no está en la posibilidad de hacer realidad este desarrollo sino en su utilización. Como todo avance tecnológico, desde la elaboración de un martillo, pasando por la pólvora, la luz eléctrica y la energía nuclear, el problema siempre es el mismo: su finalidad.

Sería una panacea que los seres humanos nacieran inmunes desde pequeños a ciertas enfermedades, o que fueran más fuertes y más inteligentes, sería algo espectacular; pero si el transhumanismo se utiliza como mecanismo de concentración y aglutinación de poder, estaremos bordeando los límites de lo que se deber hacer y de lo que no se debe hacer.

Obviamente, los avances tecnológicos también han servido para suministrar poder a Estados, a empresas, a organizaciones y a individuos; y si el transhumanismo se utiliza para esto, pues estaríamos frente a una repetición de conductas que nos tienen como nos tienen: al borde de la extinción.

Todo avance tecnológico debe servir para mejorar la convivencia humana, para hacer de este planeta un mejor lugar para vivir sin exclusiones; pero si nuevamente estos avances se desarrollan con la finalidad de dominar y de explotar, no se ha evolucionado.  

El gran problema del hombre no es tecnológico, o técnico, es moral. Si viviéramos en un mundo menos avanzado en lo científico, pero más desarrollado en lo moral, nuestro planeta sería un verdadero paraíso. Yo no culpo a la tecnología de los males de la humanidad, al contrario, estos han facilitado un mejor estar y un mejor vivir para el hombre; pero, creer en la premisa de alcanzar un mundo feliz basado exclusivamente en los avances tecnológicos, es una equivocación.

Si se logra la utopía transhumanista pero sin avances morales, lo único que se habrá obtenido es que el hombre viva más años, tal vez cien o ciento cincuenta, pero persistirán los problemas de violencia, de hambre, de injusticias, de guerras, de conflictos. ¿Por qué? Es fácil de explicar; el instinto de dominación y de acaparamiento de recursos por parte de unos cuantos siempre llevará a que hayan personas marginadas, excluidas; esas personas que se sienten discriminadas harán todo lo posible para conseguir su supervivencia, y volveremos al problema de siempre: creación de bandas delictivas, terrorismo, crimen, aberraciones, etc.

Si los seres humanos logramos convivir pacíficamente entre nosotros, con o sin manipulación genética, crearemos una sociedad de ilimitado bienestar y de verdadera felicidad. Si se llevan y se aplican los mismos valores –que ahora padecemos- a un mundo transhumanista, tendremos los mismos problemas de ahora.

¿Se puede manipular al hombre genéticamente para que sea mejor moralmente? Yo creo que no, y como ya dije no soy ni científico ni médico, pero sí soy sensato, o por lo menos pienso con los pies en la tierra. La moralidad o inmoralidad del hombre no están basadas en su composición genética; están basadas en los valores que residen en su alma, en su mente, en su conciencia; sobre algo no físico, no genético, no corporal. Para mejorar al ser humano moralmente solo hay una vía: modificar sus hábitos a través de la educación, de la cultura.  

La utopía transhumanista sin valores positivos podría transmutarse en una distopía, en una pesadilla; el avance tecnológico de la sociedad humana debe caminar paralelamente a un avance moral, ya que lo uno sin lo otro lo podríamos comparar al símil de un perro tratando de morderse la cola. Bienvenida la discusión…





Con el permiso preceptivo del autor:




(1) Bibliografía (recogida de su sitio web):

Nació en Bogotá (Colombia). Se graduó de Bachiller académico del Colegio Réfous, donde estudió con el mítico rector monsieur Roland Jeangros. Entró a estudiar Jurisprudencia en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, donde se desempeñó como monitor académico de cátedras como Teoría Económica con el célebre doctor Ernesto Caballero, y Hacienda Pública. Fue aceptado como miembro del Consejo Editorial de la revista Temas Jurídicos, en el cual sólo tenían asiento nueve estudiantes que comprobaran su suficiencia académica y su inclinación por la investigación. Elegido por el Consejo Editorial de la Revista Temas Jurídicos como Director General de la misma. Se graduó de Abogado en 1999. Siendo miembro de la revista Temas Jurídicos escribió artículos como “Aproximación al derecho económico a través de la banca central” en coautoría con el doctor Bernardo Salazar, “La responsabilidad política y penal del Presidente de la República” en coautoría con el doctor Raúl Sánchez, y “ La soberanía ante los procesos de integración”. Ingresó a prestar sus servicios como abogado de la oficina jurídica del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) desde septiembre de 1999 hasta marzo de 2.006. En el año 2002 fue designado como catedrático de la Universidad del Rosario de la materia Conceptos Jurídicos Fundamentales, donde también ha sido profesor de Derecho Civil Personas y Familia en 2011. Ha sido igualmente conferencista invitado en la Facultad de Filosofía de la Universidad del Rosario en la Cátedra Bogotá, y en el Diplomado de Control y Vigilancia Sanitaria de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP). En el año 2006 crea el Blog jurídico de Francisco Bermúdez Guerra, sitio virtual en el cual se han publicado artículos de materias como Derecho Constitucional, Derecho Comercial, Derecho Civil, Derecho Penal, Propiedad intelectual, Derecho Administrativo, entre otras. También, en los últimos años, ha sido impulsor de las ideas de cooperación y ayuda, a través del Blog FBG Filantropía. En 2008 junto con otros autores crea el blog colectivo "Reunión de blawggers internacionales". En 2009 participó como conferencista en el Primer Encuentro de Blawggers (autores de blogs jurídicos) celebrado en la Universidad Externado de Colombia. Coautor del libro "Los blogs jurídicos y la web 2.0 para la difusión y la enseñanza del Derecho". Fundador de Blawgs Global Society. En 2011 participó como conferencista en el Foro "La importancia de América Latina en el siglo XXI" compartiendo panel con el ex presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez y los profesores Enrique Serrano y José del Carmen Ortega.  Autor de las novelas "La dignidad de los soldados del tiempo dorado", "Venus sonríe como tú", "El unicornio del bosque de las mariposas", "Robots en índigo", "Capricornio mágico",  "Arikayasis" y "Afrodita celeste en los templos de cobre". Recientemente ha publicado varios ensayos en la página web "Razón Pública". Fundador e impulsor del proyecto cultural "Arikayasis". Fundador y director de FBERMUDEZG MEDIOS.








NOTICIERO POSITIVO, transhumanismo (1) y DEPREDACIÓN -trigésima entrega-




    Las noticias de la tele son un grano en el culo, una muela que "te hace la pascua", un tormento..., pero no para nosotros (o no tanto), porque estamos "convencidos" de que es una estrategia sistemática para mantener al personal en un estado síquico muy concreto. De esto ya hemos hablado en otros intentos y no insistiremos por ahora, pero sí "estableceríamos" una contra-estrategia: un noticiero positivo. Se nos ocurre que son muchas y variadísimas las primicias que una televisión independiente, seria (de verdad), veraz (pero en serio) e interesante (por cautivadora), podría ofrecer al gran público, sin recurrir a lo ordinario, aunque quizá sí a lo "sencillo"; por ejemplo: "un bombero salva la vida a un niño en un incendio". ¿Puedes imaginar otras? Si tu respuesta es "sí", entonces es que ya te habías planteado este asunto y reflexionaste sobre ello tiempo atrás, o tal vez sea que posees una sana imaginación. Si es "no", a lo mejor es que comprendes que en esta sociedad no proliferan los héroes cotidianos, o que no hay novedades porque lo que se sale de lo común es más que escaso, o que la calidad humano-intuitiva brilla por su ausencia..., ¿habremos entrado ya en la primera fase posthumanista?

    No nos engañemos, el sistema lo tiene casi todo atado y bien atado. Negamos tener que fingir. Si engañarse es mirar para otro lado o no querer despertar de algún sueño, preferimos la realidad, y en ésta habitan las noticias increíbles: que un niño "muerda" a un perro; que el presidente de una nación sea un mandado (por "gobernantes" de incógnito); que el agua de mar sea potable (bajo ciertas condiciones); que el sol no sea incandescente -teoría electromagnética del sol frío, de Isaías Araujo(2)-; que el transhumanismo, una farsa que podría llevar al ser humano a un callejón sin salida, a un crimen de lesa humanidad. Podríamos seguir ad infinitum. No nos asentamos en las nubes, porque la vida es movimiento y porque las nubes, siendo bellas, etéreas, tornadizas, relajantes (contemplarlas)..., también son efímeras y lentamente cambiantes, se superponen o se transforman; en definitiva, son realidades que dan paso a otras, u ocultaciones: virtuales, transhumanas, aparentes, engañosas, públicas, políticas, económicas, grandilocuentes, cinematográficas, eufemísticas... Las informaciones de lo arcano no interesan, pues no son negativas. Te sientas frente al televisor: te lo ponen en bandeja de plata, y no es preciso pensar, sino dejarse llevar, por verdades populares y objetivas. Lo subjetivo no vende, por chocante: pues pugna con los órdenes establecidos y con la opinión pública.  





"Al mal sistema buen humor"



(1) En minúsculas por la poca importancia que tiene desde un punto de vista humano.
(2) Isaías Araujo. Teoría Electromagnética del Sol Frío. Análisis sobre una Nueva Estructura del Universo. Conferencia Oceanográfica Ibero-Americana. España, 1935.

Imagen: pixabay

  

Siria a los doce días del mes de marzo del año dos mil dieciséis -Óscar Distéfano-





Aquí un poema de Óscar Distéfano, poeta prolífico paraguayo, de nuestro gusto, por su sensibilidad y por su brío, habitual en este espacio desde hace años, y esperamos poder disfrutarlo en ocasiones venideras. Este poema nos sugiere una serie de esencias: vida, humanidad (la verdadera, no la que la imita), muerte, sufrimiento, reflexión, interés (económico)..., pero también amistad y esperanza (antagonistas del miedo). 


Siria a los doce días del mes de marzo del año dos mil dieciséis 




Vengo a invocar la vida. Escribiré un poema muy concreto
sobre una vergüenza de la humanidad, sobre la cruenta
masacre en Siria. Me cuesta escribir un poema sobre Siria porque,
indefectiblemente, debo hablar de destrucción y muerte,
de la miserable tarea que la parca está llevando a cabo,
del miserable espíritu de los seres humanoides, de los homínidos.
Y descreo del reconocimiento humano, consciente, reflexivo,
del mea culpa ante el asesinato colectivo de mujeres y niños.

No tengo amigos en ninguno de los bandos. Y carezco
de todo interés comercial, o del deseo de conocer Palmira.
Ayer era un bullicio la vida en los mercados, eran silencios
de abejas las mezquitas, eran animados y largos regateos
en las tiendas de Alepo, eran las tertulias poéticas
en las tabernas de Damasco. Era la fe en la vida, en el hombre.

Así, pues, la dificultad no va por el lado del miedo
sino por el de la necesidad de ser absolutamente imparcial,
como requiere el espíritu de todo hombre que se precie.

Los guerreros antiguos entraban en trance de guerra
atragantándose de furia y deseo de conquista y de gloria.
Los actuales simplemente se drogan con captagon.
El objetivo de uno y otro bando es llegar a la macabra meta
sobre miles de cadáveres, puentes de cadáveres
para la victoria, puentes de cadáveres para la derrota.

Hubieron guerras que se hicieron lejos de las ciudades;
así deberían ser siempre, como mandan las normas éticas;
pero hoy,  para disuadir al enemigo, algunos vuelven a las prácticas
primitivas de la crueldad extrema. Arrojan sus odios en las calles,
y lo hacen testarudamente, como perros rabiosos, como hienas.

Detrás de cada bala y delante de ella se encuentran seres humanos,
pero esto a nadie importa: el desierto se encuentra ahí,
y el petróleo mana ahí, y la miseria, el hambre, la tristeza,
y las bombas están ahí, caen ahí, matan ahí. Y los pobres civiles
sobrellevan sus rutinas bajo el capricho de la fatalidad.
Cada día son decenas de mártires que dejan caer sus cruces,
sin lograr volver a levantar sus desvanecidas esperanzas.

Es difícil escribir sobre cualquier guerra, porque existen dos bandos,
tantas naciones que crean el terror en estricto secreto.
Y digas lo que digas, a uno de ellos no le gustará lo que dices,
y tal vez serás amenazado por los “pacifistas”, por las oenegés.
Pero, con cautela, diremos que en los mapas de Siria,
en medio de su gran desierto se han trazado líneas cruciales
por donde desean construir oleoductos y gasoductos,
o en todo caso crear nuevas fronteras, nuevos protectorados.
¿Acaso existe una propuesta mejor? ¿Algún plan B?
¿La emigración en masa como los voraces saltamontes?
¡Jamás aceptaré las aberrantes tiendas de refugiados!

Y que las casas de sus milenarios pueblos se encuentran
llenos de niños que desean jugar a las armas sin balas, lo sabemos;
pero que tiemblan de susto con cada bomba que oyen caer, también.
Y que cada noche en mi mente no hay espacio para albergar
las imágenes de sus pequeños cuerpos acallados, lo sé.
Y que estoy condenado a bañarme con la sangre de los decapitados,
so pena de ser atacado por un dron en una fiesta familiar, también.
Pero yo no pediré clemencia a ninguno por mi temeridad.
Soy un idealista que llora en la fiesta de la matanza.
Soy una voz amiga, de esperanza para el pueblo de Siria.
Soy un cuervo blanco que odia el gen carroñero de su especie.





Publicado con el permiso del autor.

Web de Óscar Distéfano:
Esencia de la búsqueda

MAGIA, transhumanismo (1) y DEPREDACIÓN -vigesimoséptima entrega-




    Dejo que mi mano mueva el bolígrafo, me dejo llevar por impulsos descontrolados. La escritura es una magia que marca mensajes para descifrar. Ella me empuja a ser su intermediario o sirviente, pero tengo conciencia de esta realidad. Adormezco, y busco el duermevela, lugar de encuentro de estados paralelos. La escritura es una amiga, a ella te entregas y en ella reposas, te estimula, te reconforta. Surge desde otra realidad (se intuye), y es que se escribe de manera inconsciente. Escribir es abrir una puerta misteriosa, es pasar a otro lado: literario, onírico, imaginario o intuitivo... Si escapas, huyes, te alejas, deseas esconderte, o desaparecer. Si escribes llegas, te aproximas, anhelas encontrarte: apareces: en lo que no es material ni mensurable, en lo irreal, pero también en el bienestar mental (integral), en el sosiego y en la cruda realidad: dura porque supera con creces lo artificioso (a menudo, lo racional intenso), situado frente a la pura intuición o naturalidad humana (lo antagónico de lo transhumano)-. Cuando observas algo o a alguien sueles ver la superficie, y opinas según presupuestos comunes, pero no te adentras, te quedas en estratos, o frente a entradas invisibles, que dan paso a mundos velados. Miras con fijeza a los ojos de un niño y crees comprender un ápice, cuando menos, e interpretas, analizas y afirmas alcanzar conclusiones admisibles, en lo que respecta a su pensar o a su sentir; en cambio, yerras (una y otra vez erramos) e incides en la equivocación, cada día y a cada rato. Giramos sin descanso en una rueda tangible, pero en el fondo es un disco-espejismo, y un rotar etéreo nos centrifuga hacia un centro enajenante o hacia sinsentidos.

    ¿Cómo combinar transhumanismo, realidad palpable y magia? Que la especie humana transmute, con la ayuda de la máquina, en una suerte de naturaleza sustitutiva, por ejemplo la que puede verse en la virtualidad cinematográfica, podría comprenderse como un ingenio mágico-ilusorio. ¿Qué intuimos por magia (real)?...: franqueza absoluta; verdad desnuda; desinhibición; canal directo hacia el Universo; coraje; intuición; instinto; medio hacia lo mínimo; intermediación, entre lo humano y lo desconocido; amor; y algo más: un vestigio de nuestra especie en un hipotético (y no deseado ni en pesadillas ni en sueños) sistema posthumano.    




"Al mal sistema buen humor"



(1) En minúsculas por la poca importancia que tiene desde un punto de vista humano.



Imagen: pixabay



Transhumanismo -Miguel Ángel Ruiz-


Os dejamos con este interesante artículo de Miguel Ángel Ruiz en relación al concepto "transhumanismo", tema que nos ocupa desde hace algún tiempo. Él nos habla con todo lujo de detalles sobre evolución, singularidad, posthumanismo y otros temas que nos acercan un poco más a esta doctrina, o tal vez plan que nos lleve hacia una nueva criatura, no ya humana, sino de "inteligencia artificial"..., ¿hacia "un negro futuro"?... Esperemos que no... A continuación, una presentación, que recogemos de "Sobre mí", un apartado que aparece en su sitio web, DEEP POLITICS

"Me llamo Miguel Angel Ruiz. Desde 2009 hago radio y me dedico principalmente a la divulgación de, las mal llamadas, conspiraciones.


Empecé gracias a Juan Miguel Marsella en su programa “Extrañologias” y aquella experiencia de hacer radio fue genial y poco a poco me cambió. He estado en varios programas. “Dimensión Límite” junto a David Cuevas con mi sección “Conspiranoia“, luego otra sección sobre conspiraciones en “Tras Los Límites” junto al inigualable David Mulé. Además, cuento con una sección, muy divertida, de ciencia en “Rumbo Infinito” junto a Raúl Pastor y Sara Santos.

Gracias a David Cuevas, que me empujó a dar mi primera conferencia y también mi primer artículo en el “Ojo Crítico” de Manuel Carballal.

Poco a poco, me han ido brindando otras oportunidades como los artículos de la revista “Año Cero” gracias a Miguel Pedrero y Enrique de Vicente. Dos profesionales que me han ayudado mucho a aprender a escribir.

Finalmente, gracias a Iker Jiménez por invitarme a los debates de “Cuarto Milenio” que tanto disfruto y aprendo; y a Miguel Blanco por contar conmigo para su programa “Espacio en blanco” en “Radio Nacional de España”. Gracias.

Y en general, gracias a todos los que en algún momento, han creído en mi". 







Transhumanismo

Por Miguel Ángel Ruiz




Transhumanismo: las máquinas humanas, el salto evolutivo artificial.

De todos los misterios habidos en el universo, aquel que se ha erigido como el rey de la creación – el ser humano –, pareciera ser el mayor enigma. Este orgulloso animal racional, desconocedor de sí mismo, ¿es una obra terminada?, ¿hay un hombre del futuro que nos reemplace igual que  sucedimos al simio? Pues sí, lo hay, pero ya deja de ser hombre para ser máquina: os presento a Neil Harbisson el Adán del transhumanismo.

Sobre la evolución ¿Es válida para siempre?

Charles Robert Darwin (1809-1882), fue de esos hombres que no necesitan presentación. Darwin postuló que todas las especies  de seres vivos han evolucionado  con el tiempo, a partir de un antepasado común, mediante un proceso denominado selección natural. Esta teoría expuesta en su gran obra “El origen de las especies por medio de la selección natural” (1859), sigue siendo una teoría fundamental (aunque con algunos cambios) en la visión biológica de la vida. El concepto de la evolución de las especies, inherente al de selección natural, se acepta como gran verdad indiscutible, aunque no sin controversias al respecto.

Sin embargo, y sin entrar a dudar de la teoría de la evolución de las especies, cabria preguntarse: ¿es un principio universal? ¿Puede verse anulada esta teoría en determinados contextos? ¿Puede llegar el hombre a ser una excepción a la selección natural?

En la época en la que se asentaron las bases de la evolución, no se conocían muchos de los adelantos tecnológicos de la actualidad, que a día de hoy, hacen que la teoría deje de cumplirse en el ser humano.

Los grandes progresos en la medicina hacen que individuos que hubieran muerto sin descendencia en un entorno salvaje de lucha por la supervivencia, ahora vivan protegidos en el seno de sociedades seguras como las nuestras. De tal manera, su ADN se transmite y deja de haber selección genética. Avances como implantes, prótesis, vacunas, operaciones quirúrgicas, medicamentos, etc., avalan esta hipótesis.

Por otro lado, los miles de productos químicos fabricados por la industria pueden alterar nuestro genoma en formas diferentes a como lo haría la naturaleza. También es innegable el efecto que tendrá la incipiente ingeniería genética. Hoy en día, nunca más que en otro momento de la historia el hombre se está a empezando a diseñar a sí mismo. Y esto, es un interrumpir la evolución “natural” para dejar paso a una artificial. Pero, ¿Cómo será el hombre resultante de la evolución artificial?






EL ARTÍCULO COMPLETO EN DEEP POLITICS (pincha aquí)



Artículo posteado con el permiso del autor.

Enlace a su página: DEEP POLITICS