Sentencia:


Un mínimo homenaje desde aquí al extraordinario investigador Andreas Faber-Kaiser, mediante unas palabras suyas: "más vale no ser nada, que ser algo en manos de otro".

"Nuestras opiniones pueden ser sueño o realidad; nos preguntamos: ¿alguien sabe qué es lo uno y lo otro?".


Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Grecia, Guatemala, Honduras, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam... Frente a nuevos planes (o no tan nuevos) mundiales: países, naciones, culturas, variedad, soberanías y LIBERTAD -lo que "ellos" no están dispuestos a entregar por nada del mundo, para no perder su maldito poder o posesión de la humanidad.


COLABORACIÓN MUTUA

Nos decantamos, a pesar de nuestras dudas, por versiones de la historia cercanas al realismo fantástico y a las dimensiones intuitiva y espiritual (aparte de dogmas religiosos, ateos, etc.) humanas, en detrimento de las rígidas racionales. Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años: Ricardo Guadalupe, Javier Elzo, Daniel Pérez, Francisco Bermúdez Guerra, Miguel Ángel Ruiz, Andrés Vaccari, Pedro Pozas Terrados, Alberto Gómez García, Amelia Noguera, Tony Fernández Reyes, La Gazzetta del Apocalipsis, Óscar Distéfano, La antorcha de Kraus, la dame au chien, Adrián Pérez Castillo, Daniel Aragón Ortiz, Marcelo Espinel, Roland Font, Alberto Pancorbo, Rafael Herrera Guillén, Ruth Rodríguez Sotomayor, Aitor, Georges Zade, Enrique Sanmol, Ibn Asad, Bastets,Margarita Csanady, Santiago Montobbio, Ana Muela Sopeña,...

En esta nueva etapa del sitio... podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), de realismo fantástico, heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

LOS FINES DE SEMANA SON NUESTROS DÍAS DE PUBLICACiÓN

Nota: De los trabajos, "transhumanismo y DEPREDACIÓN" más "LO BUENO QUE HAY EN EL MUNDO", no aparecerán posteadas aquí todas las entregas: en breve serán publicados los ensayos con dichos títulos.

XI. Caracola. LO BUENO QUE HAY EN EL MUNDO





    ¿Por qué podríamos suponer que una caracola forma parte de lo bueno que hay en el mundo?... Porque es natural. Graba en su interior el murmullo de la inmensidad del mar o del océano o sangre del planeta: un sonido-música-magia-naturalidad, que pasa desde una profundidad (las aguas) a otra, la caracoleada concha y a otra más, un fuero interno humano, en un proceso espontáneo, alejado de argumentos lógicos estrictos. 

    Una caracola es individualidad pura, pues no hay dos iguales, ni en forma ni en tamaño ni en reminiscencias sonoras, ni siquiera en sugerencias potenciales, lo cual es esencial para la vida eterna, o dicho en otros términos, para la existencia infinita: lo que no puede ser controlado por la inteligencia humana, transhumana, infrahumana o suprahumana, ya que, aquello que no tenga fin no es otra realidad que la incomprensión de que haya, o no, una meta, barrera, algo o nada. La eternidad es un constructo racional, tal vez opinable a base de palabras, aunque nos decantamos por un entendimiento intuitivo como aproximación a esa idea... La casa del caracol marino es un deseo, un amuleto, una vivienda perfectamente adaptada a un medio, una caja de resonancia, una partícula de belleza, un átomo de una galaxia en espiral, un pisapapeles, un souvenir, un tesoro, la ansiedad en una búsqueda infructuosa en una ribera, un regalo de una playa, la alegría que rezuma de una estructura de nácar y la imaginación... Es una impresión de la mente integral inexplicable: tal vez, en la medida que se acerque a la verdad de la noción "caracola", se aleje, como se aleja el amor del primer beso(*), o como lo hace este mundo artificioso de la naturaleza del hombre.






(*) "Amor" y "primer beso", dos manifestaciones más de "lo bueno que hay en el mundo". Dos compatibilidades, también complementarias, pero sobre todo inalienables.

"Lo bueno que hay en el mundo es el mundo que hay en lo bueno"

Imagen: pixabay