Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




Estimulante poderoso (el cuaderno)



LAS COSAS





Estimulante poderoso (el cuaderno)




    Un cuaderno es una capa de leche vertida sobre un papel, que a veces se corta con líneas solas o dobles y equidistantes, que pueden servir de base para apoyar (sobre ellas) infinidad de símbolos, o estructuras complejas de símbolos (o trozos de mecano), surgidos de nuestras mentes racionales y artificiosas, y que luego otros (los lectores) interpretan con la misma herramienta explicativa. Es un estimulante poderoso, de efectos rápidos, un imán que atrae la punta del bolígrafo (o la mina del lápiz) para que éste vibre, se mueva y derrame su sangre sucedánea (aproximaciones de la esencia de las ideas) sobre la superficie láctea. Un cuaderno puro es un espacio vacío, libre de palabras, igual que un vaso desierto de agua. Cuando las palabras lo impregnan, el bloc ya no es el mismo, cambia radicalmente, en una transformación profunda; asimismo ocurre con la razón humana, es por ello que el cartapacio forma parte del sistema: un útil más en el proceso adoctrinador. Es un libro potencial, un proyecto, adolescencia de ideas, seducción, hipnotismo, y también es "nada": origen de algo; en este sentido, es Intuición (con inicial mayúscula), esa inteligencia excelsa a partir de la cual las demás se manifiestan, por ejemplo la lógica y argumentativa humana. Un cuaderno es un sueño, y algunos sueños se hacen realidad.







Ingrávido (el gorrión)



POEMAS ANTIPÁTICOS


Ingrávido (el gorrión)





A través del aire
todo se comunica,
se interconecta un cuerpo
cuya pierna tiembla
como un resorte,
con oculares sensores
que mundos captan,
captan libros mimados
por manos mimadas
por ojos que sirven
a espíritus mimadores,
captan sueños
superficialmente profundos,
y brazos que descansan
sobre acolchados estómagos,
captan al otro
quien "bebe gasolina"
o té
o agua turbia
o caldo de gallina
o esencia del trabajo:
gasolina, té, agua turbia,
todo puede valer
si intoxica
poluciona, estimula
adoctrina, dogmatiza
manipula o esclaviza

La vista capta
miradas fijas
perdidas en la fijeza
monótona, conformista
resignada, tediosa,
capta abanicos
sujetos por manos
de pianistas inconscientes,
capta a jubilados
de las prisas
de la diplomacia
del estrés
del cambio
y de la servidumbre laboral

Se capta el ruido
porque se captan las cosas
ruidosas,
por ejemplo un tren de mercancías
por ejemplo ciertos ritmos

La música se capta,
y se capta el alma de las cosas,
por ejemplo el diálogo
entre un niño y su madre,
él habla de las hormigas
y ella le sigue
hasta el final...
por ejemplo un gorrión,
espíritu de la perfección
porque nunca está triste
porque salta
(si saltas, evitas)
porque vuela
(si vuelas, alcanzas)
porque es ligero de equipaje
y porque a través del aire
con todo se comunica
sin palabras
sin artificio






En los sueños no hay tiempo




No se puede hace nada 
para cambiar el mundo,
"y por eso lo cambiamos"
por la imposibilidad
pues lo imposible equivale
a lo contrario de posible
¿qué es posible?
algo que tal vez suceda,
entonces ¿qué, imposible?
algo que tal vez [no] sucederá
¿quién puede garantizar
que algo no sucederá?(*),
así pues, es lo mismo:
la imagen nuestra en el espejo
coincide con la imagen
vista desde el espejo:
no se puede hacer todo
para no cambiar el mundo

Si en los sueños no hay tiempo
¿quién nos asegura
que el tiempo exista
en lo que no es sueño?
Todo pasa y lo vemos (pasar)
pero no pasa por el tiempo
sino por nuestro lado,
y todo está quieto
y todo está móvil
y nosotros pasamos
no por el tiempo
sino por el lado
de las cosas,
las cosas no cambian
el mundo no cambia
pero nosotros cambiamos
la manera de ver las cosas
la manera de ver el mundo




(*) Remitimos al lector a que lea al filósofo empirista escocés Hume, quien desarrolló su pensamiento allá por el siglo XVIII.





Para la libertad



POEMAS ANTIPÁTICOS


Para la libertad


Barbita y gafas,
se quita las gafas
pasa
con la mirada perdida

Otro mira
a derecha y a izquierda
y no se juega
a partido de tenis
que yo sepa

Todo pasa tan deprisa...
qué perdida de tiempo
bostezar

Mi rascador (el bolígrafo)
apunta siempre hacia ti,
un "ti" puede ser un "yo",
hay "ties" diversos: 
monjas
hijos de puta
proyectos de poeta
¿acaso se puede ser
otra cosa que proyecto?
los poetas no existen
no hay mayor gilipollez
que sentirse poeta
aunque el caso es sentirse
algo
aunque solo sea eso:
poetastro, poetil
poetero, poetus
poetum, poetón
poetillo
o poemequierounmontón,
lo cual no es malo
tan solo es peor...

Para darle la vuelta al mundo
se requiere ingenio
malicia, bosquejos e intuición,
hay que ser imperfecto
para la libertad






El mundo se mueve para que yo gire el bolígrafo




POEMAS ANTIPÁTICOS





El mundo se mueve para que yo gire el bolígrafo



Esa niña está buena, 
él lo sabe
y le toca el culo
un culo encarcelado

Esa niña no es guapa
es joven
caprichosa,
como los poderosos

Giro el bolígrafo
para mover el mundo
el mundo desconocido,
ella bosteza
y su hija le sigue

Cruza los brazos
cruza las piernas
se cruzan las miradas
se cruzan los parecidos,
me recuerda a un político
socialista
sevillano
de la Transición,
su cara

Barras y estrellas
camiseta de tirantes
ojos pequeños y juntos
nariz de loro
flequillo corte "a tazón"
zapatillas de tela
negra y con cordones,
atada, inocente

Los animales no existen
porque ellos no lo saben,
él cree que lo pasea
por el parque
pero es al contrario,
lo sueña
y el sueño tira de él

Cómo lloran los cristales
de grafiti
de chorreras
de tanto pasajero
reflejado en ellos

Santa Teresa de Jesús
alta
de nata y lila
moza y árabe
pasea por el andén,
pasa Dios que es el tren
y nos recoge a todos

Él con el móvil
ella con el móvil
muchos con el móvil
el tren es móvil
¿qué es un móvil?
mi cerebro buscando
lo que no es móvil

La seguridad anda
lentamente
con las manos enlazadas
a la altura del culo,
vigila,
¿qué es lo que vigila?

No para
se mueve
de un lado a otro
toca el piano
en una baranda
me mira
le mira
los mira
mira y remira
no para
gesticula
al ritmo de los cantos
de los gorriones,
sopla
se toca los huevos
y deja de moverse
porque me olvido de él

Soy egocéntrico
porque escribo poemas
en un cuaderno
allí donde me libro
del tedio
soy engreído
porque pienso,
y soy humilde
cuando intuyo,
o lo que es igual,
cuando observo,
sin más

Lo que importa son las pausas
entre poema y poema,
no que esa niña esté buena
o que no sea guapa
ni que yo gire un bolígrafo
o cruce los brazos,
ni su inocencia
o que el sueño tire de nosotros
ni que Dios sea el tren,
ni lo móvil ni lo inmóvil
ni saber qué vigila
ni saber por qué se mueve
como una lagartija
o como un saltimbanqui...

Las pausas intuyen
lo que viene después:
la razón enfermiza






Tierra de conejos (mi país: España)




    Qué bonita y estupenda es España -Hispania, I-sch phannim(*)-, ¡viva la madre que te parió! -nos gusta casi más decir Iberia, pero bueno, puede servir para lo que nos ocupa-. Una mañana, desayunando en una cafetería oímos en la tele -una de las pocas ocasiones en que podemos verla, pues en casa forma parte de la estética mobiliaria, sin más, igual que un jarrón, una estantería o una mesa de comedor- a una presentadora -no sabemos de qué cadena y nos importa (dicha cadena) en la misma medida en que nos interesa un pedazo de carbón, un discurso político, los dientes de sierra en los gráficos bursátiles o el resultado en un partido de fútbol madrid-barça; o lo que es igual: poco-. Dicha persona (nos merece todos los respetos) contaba que un miembro del partido (equis) había preconizado lo siguiente (no son palabras textuales): "hoy vivimos unos tiempos nuevos, y no podemos hacer lo que queramos, sino lo que otros quieran". La primera impresión (la que vale) que tuvimos fue: qué sirvientes de otros intereses (foráneos) son estos políticos del ahora. Inciso. Aquí, unas palabras de F. Nietzsche de su obra "La Gaya Ciencia" (libro primero y epígrafe 18); "el filósofo griego pasaba por la vida con el sentimiento secreto de que hubiera muchos más esclavos de lo que se creía, es decir que fuera esclavo todo el que no era filósofo; se enorgullecía pensando que los más poderosos de la tierra figuraban, en ese sentido, entre sus esclavos. Este orgullo también es ajeno e inaccesible para nosotros: ni siquiera como metáfora la palabra 'esclavo' posee para nosotros su fuerza plena"... Políticos plegados a directrices externas, supranacionales, es decir esclavizados, y lo que es peor, ajenos al sentimiento profundo de sentirse español... ¿Formamos una pirámide servil y hay diferentes niveles de servidumbre? Pregunta ingenua que seguramente tenga una respuesta cruda y real. El pueblo sirve a los políticos, y estos a los poderes "invisibles"... La próxima vez que desayunemos fuera, habrá que cerciorarse de que no esté conectado el aparato diabólico, para no sufrir después la servidumbre del pensar en aquello que no queríamos pensar. Ahora, jugaremos al juego de la desintoxicación mental.








(*) I-sch phannim (término fenicio: "tierra de conejos").






Meditar: pensar pausadaMente




    Qué entretenido es leer al de "La Gaya Ciencia"(*). Este tío es cojonudo. Apenas hemos leído de él, pero no cabe duda de que pensar, lo que se dice pensar, pensaba, y a pesar de tanto cavilar, no se le cayeron los pelos del mostacho. Si el fondo de su pensamiento es positivo, negativo, endemoniado, generoso, bondadoso, etc., no nos interesa demasiado. Lo que nos ha llamado la atención en esta ocasión ha sido, del Libro Primero, el apartado 6, y lo que en él se puede entender. O sea, habla de "Pérdida de dignidad". Esto lo relaciona con el pensar demasiado deprisa, también equivalente a meditar, un concepto que puede llevar a equívoco algunas veces, pues, por ejemplo, en Oriente suele estar vinculado a lo contrario: silenciar el cerebro. Otra manera (intermedia) de describirlo: pensar pausadaMente. Trataremos de seguir unas palabras literales: "la meditación ha perdido toda su dignidad respecto a la forma"... Vivimos en una dinámica que no facilita las pausas en las conversaciones, pero tampoco en el discurrir diario. Hallamos tiempo para descansar en casa, para practicar algún deporte o para, simplemente, dejarse llevar por el espectáculo televisivo, ir al cine, a cenar, a jugar con los hijos, con los animales de compañía, y otras muchas variables ociosas, pero poco para pararse a meditar (en el sentido que intuimos se refiere el lumbreras alemán). Ese perder la dignidad en correspondencia con la forma invita a reflexionar... La primera proposición de la RAE, relativo a "meditar" dice, "aplicar con profunda atención el pensamiento a la consideración de algo". Ese estar atento con rigor ¿podría comprenderse como antítesis al pensar deprisa? Tal vez no exactamente. Hay personas que hablan, opinan, idean y razonan a velocidades de vértigo. Así pues, entendemos que dicha definición académica no concuerda con la apreciación nietzscheana, la cual ponderamos como idea a caballo entre la abstracción mental y el raciocinio extremo... Hemos jugado al juego de intuir la meditación.       





 (*) Nietzsche. La Gaya Ciencia. Akal, 2011.





Realidad confusa





    Los políticos hacen lo que tienen que hacer, los poderosos de facto hacen lo que tienen que hacer, los mass media hacen lo que tienen que hacer; los investigadores, ídem de ídem (nos referimos a los de raza, no a los de salón, estén o no tras la pista acertada; por ejemplo, Andreas Faber Kaiser); los empresarios, industriales, etc., más de lo mismo... Un blogero hace lo que mandan los cánones, utilizar el medio que el sistema le proporciona, para insertar aquellos temas que le interesa insertar, y para opinar de todo aquello que le apetezca. Un obrero medio hace lo que le sale del alma: ver fútbol, ir a votar, o tocarse "la moral" y no ir a votar. Un profesor universitario hace lo que ha de hacer: enseñar a los estudiantes lo que toca. Un delincuente (grande, mediano o pequeño; de guante blanco, negro o gris) hace lo que la sociedad le "ha obligado" (con o sin comillas, a gusto del personal) hacer: robar. Un deportista de élite hace lo que le obligan, las circunstancias, su ego, sus intereses económicos..., a saber, tratar de ganar... Podríamos seguir hasta... los cuásares más lejanos, pero nos paramos aquí... ¿Adónde queremos llegar? Tal vez a la realidad confusa. ¿De qué se trata? Quizá de darle vuelta a las cosas. ¿Por qué? Quién sabe, a lo mejor porque este mundo no cuadra. ¿Cómo es eso?... Tomemos como "cabezas de turco" a los políticos de primera línea. Seres humanos como tú y como yo (salvo realidad fantástica). Personas adoctrinadas por el sistema, como tú y como yo. Conversadores de fútbol, fiestas taurinas, banalidades, cotilleos, historia, ciencias diversas, conflictos bélicos, economía, derecho, incluso hipótesis extraterrestres, como cualquier hijo de vecino. Son actores que desarrollan su papel, ser políticos de primer orden. Despiertan odios y rencores, pero también envidias. Nosotros nos preguntamos: ¿por qué la gente los critica tanto?, ¿no será que el pueblo también actúa como "personaje" que es? Nos explicamos. Es habitual decir que fulano de tal no cumple con lo prometido en la última campaña electoral, que pacta con quien no debería, que donde dijo rojo ahora dice azul, que es más falso que la verdad en la mentira, etc., pero resulta que, en la mayoría de las ocasiones, por no decir en todas, el resultado es el mismo -todo se repite, como el chorizo, y no dejamos de comer chorizo-. Entonces, nos "respondemos": ¿la masa juega al juego que le corresponde y no sabe que juega, y no sabe, en el caso de que comprenda que juega, a qué juego juega? ¿Esto puede entenderse como pura palabrería?... Es posible. Veamos si así es. Quizás el juego que le corresponda sea ir a votar cada equis años. Quizás no sea consciente de que da crédito a, una investidura sí y otra también, los políticos de campanillas cada vez que mete un papeleta en la urna, con una lista de nombres que en su mayoría desconoce, de individuos que no han salido a la calle, a su calle, barrio, distrito, pueblo, etc., a dejarse oír y ver, personajes elegidos a dedo e impuestos a los electores. Quizás intuya que juega, pero como desde niños hemos sido programados para que nuestra intuición adormezca, "sabe" que juega a un juego que no ha elegido libremente (desde lo más profundo de su ser), y no se rebela, no intenta cambio alguno en su vida, a causa de una concatenación de miedos (base de la programación)... Conclusión inconclusa (siempre inconclusa): el individuo social juega, sin ser consciente del todo, al juego del autómata, cuando hace lo que tiene que hacer.      





LAS NUBES DEL ENGAÑO. Andreas Faber Kaiser -Roland Font-




LAS NUBES DEL ENGAÑO

Andreas Faber Kaiser


Palabras de Roland Font:



Nuestro compañero Carlos G.G. nos sorprende avisándonos 

de uno de esos libros muy buscados y escasos del cual nos 

han pedido constantemente por mail: "Las Nubes del 

Engaño" del investigador español Andreas Faber-Kaiser.


Podemos considerar a "Las Nubes del Engaño" como uno 

de los primeros libros conspiracionistas, donde Faber-

Kaiser, tras 25 años de investigación, plasma sus 

conclusiones sobre los extraterrestres y su manipulación y 

manejo cual rebaño de la raza humana (donde habré leído 

esto?).


En fin, el libro es una joya clásica e imposible de conseguir 

(publicado por la editorial Planeta en 1984), que cada quien 

saque sus conclusiones con la lectura que yo la haré 

también cuando lo lea.


El libro Andreas Faber-Kaiser lo descargan desde acá: Las 

Nubes del Engaño.


Saludos y nuestros agradecimientos a Carlos G.G. por 

avisarnos.


Las Nubes del Engaño de Andreas Faber-Kaiser





Con el preceptivo permiso del autor.

Roland Font






Contemplación silenciosa




    Pensamos que tal vez los seres humanos seamos doble conciencia; una, la habitual, la del estado de inspección externa, la que observa pasar a una persona y, de manera instantánea, ya enjuicia (con prejuicios) en función de lo asentado en su mente. Otra, la que "vigila" a aquélla. ¿Cómo lo hace? Imaginemos que soy un lector de estas líneas. Leo, y al hacerlo, vuelco sobre mis pensamientos un bagaje cultural, un estado anímico, otro físico, recuerdos de otras lecturas similares, pausas (interferencias que me abstraen de la lectura, por ejemplo, unos gritos), etc. Así el tema, la otra consciencia puede comprender todo eso, sin enjuiciar, como un espectador silencioso y oculto. Volvemos a la consciencia primera: leo, adquiero una información, tal vez en consonancia con lo que ya sabía, o quizás diferente pero con ciertos hilos de equivalencia, o acaso es la primera vez que me planteo la posibilidad de ser una doble consciencia: nunca lo habría imaginado, al menos no con este planteamiento, y tal vez reflexione sobre ello. Esta consciencia, digamos primera, cuando es observada por una supuesta otra, queda conformada la referida "doble". La pregunta que puede surgir de esto quizá sea: ¿cualquier persona está capacitada para "ver", desde otro estadio existencial (una conciencia secundaria, que no en un grado inferior), su propio pensar? Creemos que sí en un sentido potencial, y que muchos no pueden lograrlo, ya que, desde la niñez, la sociedad nos "adoctrina" con múltiples recursos, con el propósito de que la individualidad social (el individualismo) desarrolle una sola consciencia, alerta de cuanto le rodea (lo externo a sí misma). Por otro lado, se puede pensar que el sistema atrofia nuestra, tal vez, consciencia natural, original y auténticamente humana. 

    Nuestra vida gira alrededor de la consciencia "básica" (la social). Cualquier decisión que tomamos, lo que omitimos, nuestras reflexiones, nuestros estados emocionales, incluso los impulsos instintivos que a menudo nos dominan, se mueven en torno a la consciencia aprendida, porque de eso se trata, de un aprendizaje. Al mismo tiempo que una de ellas entra en nosotros (lentamente) desde los primeros pasos infantiles (en especial en los ambiente familiares, pero más tarde en los círculos escolares, amistosos, etc.), se graba en nuestra piel mental como a fuego; la otra, se anquilosa, se encapsula, se fosiliza, de tal modo que la persona pierde la conciencia de poseer una segunda conciencia, ¿propia de nuestra naturaleza humana?... Podríamos llegar a equívocos si pensáramos en el concepto "la voz de la conciencia", por las connotaciones religiosas que conlleva, o en Homo sapiens sapiens, que equivaldría a hombre sabedor de que sabe, dicho también así: pensador que piensa que piensa. Nuestra versión es diferente a ambas concepciones, porque se trata de una conciencia que contempla a otra que piensa. Es como estar sentado en un prado, observando un paisaje, se disfruta de las vistas, colores, aromas, aves que surcan los cielos, etc., sin crítica, valoraciones interesadas, reflexiones analíticas, argumentaciones complejas..., tan solo se viven momentos, sin más. Así, el tipo de conciencia de que hablamos: contemplación silenciosa.

    Es difícil mantenerse en la consciencia secundaria (contemplación silenciosa), la que observa a la primaria, porque hay que centrarse de continuo en el mundo de lo externo. Vayamos al asunto a través de algún ejemplo. Nos encontramos en cierto lugar de paso, rodeados de algunas personas, nadie habla con nadie, pero cada uno es consciente de que en un momento u otro puede ser observado. En una situación así, tiendes a un comportamiento políticamente correcto (cívico). Te cuidas de guardar las formas, quizá para pasar desapercibido, en apariencia, porque... el hecho mismo de mantener la compostura lleva en sí implícito el deseo de ofrecer una imagen correcta, ortodoxa: una manera más de llamar la atención (en cierto modo). ¿Qué queremos decir con esto?..., que, de interpretarlo así en esos precisos momentos (lo "vemos" simplemente), sin tipo alguno de juicio de valor; entonces, la consciencia secundaria tal vez hizo acto de presencia, y paradojicamente no fuimos conscientes de ello (es cuando la consciencia primaria no percibe a la otra). Quizá en este contexto quepa el dicho, "no hay mayor ciego que quien no quiere ver". ¿No es sugerente entender que somos entidades constituidas por distintas capas superpuestas?... Me contemplo, me asumo, sin más, me respeto y me comprendo, porque no juzgo, no valoro, no pondero, no comparo. A medida que "ejercitamos" este "ser consciente de poseer (discernir que somos lo que tal vez nunca imaginemos, acaso intuyamos) una consciencia que contempla el pensar", nuestro pensar, también extendemos dicho ejercitar al pensar del otro, y esperamos, con intuición, en un juego de ingenuidad, con anhelo, una intercomunicación entre su contemplación silenciosa y la nuestra.


  

La Ciencia Secreta de los Mapuches de Aukanaw -Realismo Fantástico (Roland Font)-




Nuestro compañero Gurujito nos envía el libro "La Ciencia Secreta de los Mapuches" el cual tuve ocasión de leer hace varios años pero que ahora tenemos en una versión actualizada y corregida.

Gurujito nos cuenta además que la versión papel del libro es inencontrable porque fue una edición privada de escasa tirada; y la versión digital ya no esta disponible en el sitio oficial (aukanaw.tk). También nos cuenta lo siguiente:

Aukanaw era un cientificista y positivista al extremo, y consideraba que las tradiciones de sus antepasados eran algo infantil y supersticiones de gente ignorante. Vuelto de Europa (donde curso estudios universitarios) a su tierra natal, realiza varias investigaciones arqueológicas. En una de ellas descubre dentro de una profunda cueva una serie de pinturas (o tapices, no recuerdo) milenarias que mostraban la historia del planeta, de humanidades anteriores a la actual, de los tiempos de la conquista hispana, los tiempos actuales y hechos futuros. Una "biblioteca" imposible análoga a lo de las Piedras de Ica, pero abarcando además presente y futuro.
Esto le trastornó por completo su sistema de creencias científicas, abandonó la ciencia occidental y abrazó con fervor la ciencia sagrada tradicional de su pueblo, los mapuches.
Y gracias a ello - según cuentan sus discípulos- estableció un vínculo o relación con la Ciudad Sagrada Ll'mll'mn, en castellano conocida como la Ciudad de los Césares o de El Dorado, que sería una suerte de Agartha o Shambala sudamericana, ubicada en la cordillera de los
Andes, y que estaría regida por un colegio de 12 sabios (renüs) que serían algo así como los representantes de lo que Aukanaw llamaba "El divino Maestro Mapuche" o Marepuantü (un avatara cósmico o Rey del Mundo, el mismo de la Puerta del Sol de Tiahuanaco = Huiracocha,
Ketzalkoatl, etc). ; que tendrían algún tipo de función especial para el "fin de los tiempos".
Este asunto lo tratan en un libro que sería la 2da. parte de "La Llamada", y se titula "La Misión", pero hasta ahora no lo han subido a la red y es inconseguible.
Los trabajos de Aukanaw están siendo difundidos por la Internet más o menos desde los años 90', por distintos colectivos (de variada calidad) que los suben a medida que los digitalizan, pero se tardan demasiado en hacerlo; y muchas veces esos sitios web permanecen abandonados o desatendidos.
Según detallan en esos sitios los trabajos de Aukanaw son muchos, y algunos muy interesantes, pero parece que la mayor parte está todavía sin digitalizar
De lo que recuerdo del libro es que fue muy interesante de leer, con información sobre plantas sagradas y medicinales, ritos y culturas antiguas, además tocar el enigmático tema de como amasar piedras. Su lectura fue muy provechosa y apenas tenga un tiempo la repetiré en esta nueva edición.

El libro lo descargan desde acá: La Ciencia Secreta de los Mapuches

Saludos.


La Ciencia Secreta de los Mapuches de Aukanaw





Con el permiso de la autoría