Sentencia:


"¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo?" (Lucas 6:39).

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam... Frente a nuevos planes (o no tan nuevos) mundiales -dicho a las claras: globalización-: países, naciones, culturas, variedad, soberanías y LIBERTAD -lo que "ellos" no están dispuestos a entregarnos por nada del mundo, para no perder su maldito poder o posesión de la humanidad.


COLABORACIÓN MUTUA

En esta nueva etapa del sitio... podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), de realismo fantástico, heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Tierra de conejos (mi país: España)




    Qué bonita y estupenda es España -Hispania, I-sch phannim(*)-, ¡viva la madre que te parió! -nos gusta casi más decir Iberia, pero bueno, puede servir para lo que nos ocupa-. Una mañana, desayunando en una cafetería oímos en la tele -una de las pocas ocasiones en que podemos verla, pues en casa forma parte de la estética mobiliaria, sin más, igual que un jarrón, una estantería o una mesa de comedor- a una presentadora -no sabemos de qué cadena y nos importa (dicha cadena) en la misma medida en que nos interesa un pedazo de carbón, un discurso político, los dientes de sierra en los gráficos bursátiles o el resultado en un partido de fútbol madrid-barça; o lo que es igual: poco-. Dicha persona (nos merece todos los respetos) contaba que un miembro del partido (equis) había preconizado lo siguiente (no son palabras textuales): "hoy vivimos unos tiempos nuevos, y no podemos hacer lo que queramos, sino lo que otros quieran". La primera impresión (la que vale) que tuvimos fue: qué sirvientes de otros intereses (foráneos) son estos políticos del ahora. Inciso. Aquí, unas palabras de F. Nietzsche de su obra "La Gaya Ciencia" (libro primero y epígrafe 18); "el filósofo griego pasaba por la vida con el sentimiento secreto de que hubiera muchos más esclavos de lo que se creía, es decir que fuera esclavo todo el que no era filósofo; se enorgullecía pensando que los más poderosos de la tierra figuraban, en ese sentido, entre sus esclavos. Este orgullo también es ajeno e inaccesible para nosotros: ni siquiera como metáfora la palabra 'esclavo' posee para nosotros su fuerza plena"... Políticos plegados a directrices externas, supranacionales, es decir esclavizados, y lo que es peor, ajenos al sentimiento profundo de sentirse español... ¿Formamos una pirámide servil y hay diferentes niveles de servidumbre? Pregunta ingenua que seguramente tenga una respuesta cruda y real. El pueblo sirve a los políticos, y estos a los poderes "invisibles"... La próxima vez que desayunemos fuera, habrá que cerciorarse de que no esté conectado el aparato diabólico, para no sufrir después la servidumbre del pensar en aquello que no queríamos pensar. Ahora, jugaremos al juego de la desintoxicación mental.








(*) I-sch phannim (término fenicio: "tierra de conejos").






No hay comentarios: