Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




Ho'oponopono



Ho'oponopono,
una expresión escrita en un papel
cuadriculado, rugoso, espectro,
se instaló en mi mente, de súbito,
mientras un estafermo miraba,
con los ojos perdidos, aquella lámina divina,
con las niñas quebradas, con la carne traslúcida
con la boca inmóvil...
Alojé el tesoro en mis manos azules:
se instaló en mi mente, como una eternidad.

Cuando las hojas crujen mezcladas
con bolígrafos y Tipp-Ex, entre pasos y timbres
el mendigo del aire aparece, como enlace entre dos
(realidades de un espejo).

La palabra rompe la dimensión humana,
allí donde un ángel espera, infinitamente:
tú eres yo, sin saberlo, en la casa de papel.

La palabra arregla vacíos y bosques,
porque pisa el silencio, porque enciende la paz:
crepita en el cerebro del idiota
(el estafermo de los ojos perdidos),
la palabra crucifica la inocencia infantil.

Ho'oponopono no es la palabra, es el sigilo.



poessía

No hay comentarios: