Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.





Reencarnado en tique

.
.
.
.
He encontrado a Heracles en una bolsa de patatas,
cuando caminaba por un supermercado
en mi pueblo. Y Hera me pisaba los talones: majestuosa,
con un vaquero ceñido y unos ojos brillantes
que asemejaban dos estrellas niqueladas de llanto
y de sangre. La cajera, con sus dedos de pianista,
rozaba las yemas sobre tecla de una
molécula del dios del siglo XXI, y esperaba en mi mano
la oración del momento. He sido bendecido
por un sicalíptico clérigo de la orden cluniacense,
reencarnado en tique. Marcho hacia mi casa,
con bolsas repletas de lo que no conozco,
pues vivo en espejismo. Mañana despierto,
cuando el estómago vacío maneja los hilos
que el cerebro utiliza, que elabora la idea,
que me abre los ojos. Un supermercado me espera,
y una esquina es el punto que separa los caminos
que existen; es decir, dos.
.
.
.
poessia

2 comentarios:

Tarry Odo dijo...

Vuelvo a ver tu blog, la única conexión que me queda contigo, pero es fantástico, este poema tan sorprendente como tú mismo.
Ya sabes que cuando una historia se ha dado en la mente, se ha dado y punto.
Mis saludos cariñosos.

Diosaoasis dijo...

Interesante