Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




Kolya
















.
.
.
Un perro negro en mi casa,
hubo;
negro,
como una noche cerrada.
Hubo...
cánidas y subyacentes lunas,
tras brumas que fijaban luces a mis ojos fijadas.
.
Hubo en mi casa un perro,
negro,
como ánforas áticas, como un gato negro,
como escribir sin alma.
.
Hay en mi casa un perro transmutado en fotograma,
transmutado en atomismo
de Demócrito y de Russell,
de polvo y de nada.
.
Hay un sueño en mi locura: que en mis manos posen
su hocico, sus ojos de avellana, su calma,
su silencio de perro, su cálida lengua
y su enigmática distancia.
.
.
.
poessia
.
.
.
.
imagen: btanuncios.com

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Un poema muy original en fondo y forma, Raúl. Ese perro que puede ser el perro, o la sombra o el silencio o tantas cosas... Creo que es un poema sugerente por su polisemia.

Me gusta el margen justificado a la derecha. Impacta visualmente.

Un Abrazo
Ana

Raúl Ferreiro dijo...

Gracias Ana, sí, pueden ser muchas cosas, aunque la más fiable es la del perro, la del alma del perro, la del amigo que se fue y no se fue.

Recibe un abrazo amiga, y de nuevo, gracias