Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.





Un poema tan solo es basura


Un poema es un cubo de basura,

y el poe-mundo es un estercolero.

Cada poema expulsa de nosotros
la ruina, aquello que nos hiere,
lo que en una hoja escribimos,
en un papel cualquiera (un posa-vasos,
o higiénico, o una servilleta,
o en el reverso de una factura,
incluso en la palma de una mano).

Un poeta es un basurero:
recoge su propia mierda;
de lo que quiere desprenderse,
y la arroja en descampados,
o la oculta debajo de los muebles,
o la tira por la ventana,
o en madrugadas o en desiertas tardes,
o en albas prematuras.

Un poeta escribe su epitafio
por capítulos, en un relato sin fin,
y lo va depositando
en el país de los desechos,
donde habitan los demonios,
los duendes, las bacterias y los virus
(autóctonos desde siempre),
y también la muerte.

Los poetas son visionarios,
porque saben desprenderse
de la sangre coagulada,
de algún que otro espectro,
de la mala leche y del estrés
y otras lindezas depresivas.

El poeta rasca con su espátula
letras pegadas al mucílago
de sus sesos, y los vierte
sobre toda la podredumbre:
el poe-mundo.

Propaga el bien que anida en su alma:
amaneceres puros, vibrantes estrellas,
aguas cristalinas, voces celestiales...,
y se "vacía" de "amor";
o propaga el mal que habita en su corazón
y se arranca la angustia;
pero lo blanco y lo negro
se confunden en el iris mundano.

El poeta-poeta es sucio,
o es limpio y solo es poeta;
cuanto más sucio más poeta,
más defecaciones expele,
más poemas.

Ni el poeta ni el poeta-poeta
escriben poesía, porque la poesía
no se escribe, se respira,
se barrunta, se intuye, se olfatea;
mora en la rosa, en el dolor,
en los abrazos sinceros, en la luz
y sobre todo en el silencio.

Un poema tan solo es basura,
y la bazofia se tira
cuando la vida es un castigo. 


poessía


No hay comentarios: