"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Andorra, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Si deseas aportar comentarios e ideas, no dudes en escribirnos: raowl@live.com

Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años: Felipe Santiago Canepa, Jesús Hidalgo, En la senda del Zahorí, Miguel Rosell Carrillo...



Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Un círculo y en el centro un punto



       Hemos decidido quedarnos con el número tres, para explicitar nuestro mundo interior y el que nos rodea. El uno representaría el punto de partida: la personalidad del individuo social. El dos, la sociedad; y el tres la otra dimensión humana, la intuición, adormecida tal vez mucho más de la cuenta. Hoy solo escribiremos del símbolo "un círculo y en el centro un punto". ¿Por qué así? Porque, por un lado, el círculo representaría la sociedad, el sistema o la civilización, lugar donde nos encontramos. Más allá del círculo se hallarían los confines de lo desconocido externo. Entre nosotros y las fronteras que equivalen a límites hay márgenes de movimiento y libertad relativos, muchas veces insignificantes.

       Por otro lado, el punto es nuestra naturaleza esencial, un estado quizá inmutable y aparentemente estático o carente de flujo, lo cual no es exacto, porque hacia lo pequeño hay salida profunda, infinita tal vez, hasta el caso de lo invisible y la incomprensión. Algunos a esta visión la llamarían espiritualidad; nosotros preferimos decir: individualidad o intuición. Entonces, el punto en el centro del círculo es la perspectiva que tenemos de nosotros mismos, un centro del mundo (hay muchos), como no puede ser de otro modo: no vivo en Pekín, no estoy muerto ni dormido (en lo fisiológico), ni pienso por ti, sino que estoy en mi punto, en mi individualidad, con o sin consciencia; en definitiva, en mi universo, vasto e inexplorado, pero único; no es mejor o peor que otros, sino distinto, o quién sabe, igual es parte de un todo indiviso, y no lo sabemos.

       Hemos leído el libro "Bibliografía del Silencio", de PABLO d'ORS(*), y en relación con lo dicho antes comentamos con un sucinto análisis extraído de dicha obra... El individuo social aspira a ser considerado por los demás tal y como él desea; por consiguiente, construye una imagen de sí mismo que "vende" al exterior. En un mundo como el que nos ha tocado vivir, el ser humano se encuentra habitualmente perdido, no por desconocer el camino a seguir, sino por la pasividad mental (esa otra mente no racional-radical) que habita en nosotros. Otro handicap importante que nos descentra y paraliza es el "ruido", no tanto el captado por los oídos, sino el cerebral: es, en la mayoría de los casos, estrépito, no música (y mucho menos celestial). Esos sonidos estridentes vienen, porque de allí proceden, de fuera, de otros individuos y de otras circunstancias, ajenas a ese yo más hondo; causas procedentes del pasado, y a menudo de un pretérito lejano; y proyecciones mentales hacia futuros inciertos.

       El exceso de información acaba, muchas veces, convirtiéndose en complejidad extrema, más en consonancia con lo artificioso que con lo natural (lo connatural a nuestra condición humana). El valor que damos a la cantidad alimenta el ego, cualidad, no obstante, intrínseca de nuestro ser, pero en esta sociedad se antoja es desmedido. Vivimos (y sufrimos) en la dinámica de la acumulación, lo cuantitativo y el egoísmo materialista, y así surge, de manera inevitable, la competitividad, el conflicto y la avidez de comparar (de compararnos al otro).

       Un libro que nos lleva hacia terrenos íntimos, ideal para un amplio trayecto, por ejemplo un viaje en tren de largo recorrido. Trata acerca de la meditación, pero es que la propia lectura de este breve ensayo es ya todo un recogimiento interno. Ideal para reflexionar sobre el tipo de vida que llevamos en la actualidad: prisas, estrés, acumulación, ansias de protagonismo, mal humor y un larguísimo rosario de males psíquicos, físicos, neurológicos, etcétera, propios de esta sociedad decadente, donde el dinero nos deja vendidos. Dejamos para otra ocasión dos temas pendientes: el círculo (sin punto) como sociedad; y el punto aislado, ese destino que el autor viene buscando desde hace años, aunque en el fondo sea tanto, o más importante que aquél, el propio camino. Valgan, para terminar, sus propias y literales palabras: "mi meta no es hoy ser importante, ni siquiera ser alguien. Una aspiración de este género carece de sentido: ya soy alguien, ya soy importante. Cuando haga meditación porque sí, sin más, empezaré a hacer la verdadera meditación".   



(*) PABLO d'ORS. Bibliografía del Silencio. Siruela, 2014.



poessía 


No hay comentarios: