Sentencia:


Un mínimo homenaje desde aquí al extraordinario investigador Andreas Faber-Kaiser, mediante unas palabras suyas: "más vale no ser nada, que ser algo en manos de otro".


"Nuestras opiniones pueden ser sueño o realidad; nos preguntamos: ¿alguien sabe qué es lo uno y lo otro?"... En este sitio escribimos por intuición, y por esa misma intuición podríamos dejar de escribir en cualquier momento.


Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam... Frente a nuevos planes (o no tan nuevos) mundiales -dicho a las claras: globalización-: países, naciones, culturas, variedad, soberanías y LIBERTAD -lo que "ellos" no están dispuestos a entregarnos por nada del mundo, para no perder su maldito poder o posesión de la humanidad.


COLABORACIÓN MUTUA

Nos decantamos, a pesar de nuestras dudas, por versiones de la historia cercanas al realismo fantástico y a las dimensiones intuitiva y espiritual (aparte de dogmas religiosos, ateos, etc.) humanas, en detrimento de las rígidas racionales. Colaboran con nosotros, o han colaborado en los últimos años: Alejandro Gamero, Ricardo Guadalupe, Javier Elzo, Daniel Pérez, Francisco Bermúdez Guerra, Miguel Ángel Ruiz, Andrés Vaccari, Pedro Pozas Terrados, Alberto Gómez García, Amelia Noguera, Tony Fernández Reyes, La Gazzetta del Apocalipsis, Óscar Distéfano, La antorcha de Kraus, la dame au chien, Adrián Pérez Castillo, Daniel Aragón Ortiz, Marcelo Espinel, Roland Font, Alberto Pancorbo, Rafael Herrera Guillén, Ruth Rodríguez Sotomayor, Aitor, Georges Zade, Enrique Sanmol, Ibn Asad, Bastets, Margarita Csanady, Santiago Montobbio, Ana Muela Sopeña... (si no funciona algún enlace, prueba con el apartado "Autores, referencias y temas").

En esta nueva etapa del sitio... podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), de realismo fantástico, heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.

Tratado de las Ninfas, Sirenas, Pigmeos y otros Seres -Paracelso-



SERES O ESPÍRITUS ELEMENTALES






"Es más importante sanar el alma que el cuerpo"
(Paracelso)




Entramos de lleno en lo que nos va a ocupar a partir de estas letras que a continuación podrás leer, amig@... Referirse a Paracelso, más que un apartado con datos, bibliografía, citas, etc., es de por sí un tema, el que vamos a tratar ya mismo.



TODO UN PERSONAJE


"El que mira, ve"... A nuestro modo de interpretar ciertas cosas, esa oración del protagonista de este texto da en el clavo, porque no basta con mirar, nuestros ojos pueden decirnos algo muy concreto, en cambio pueden subyacer realidades muy distintas. Por ejemplo, te dice un médico que tomes una pastilla que te curará el dolor de estómago, o dicho de otro modo, los efectos provocados por una causa desconocida, al cabo de unas horas te vuelve la molestia, ¿por qué?, ¿porque el medicamento no ataca las causas?...
"Dios demuestra que es Dios creando cosas que nosotros no podemos comprender; porque si pudiésemos comprender todo lo que ha creado, nos parecería débil y querríamos compararnos con él"... Estas palabras del célebre alquimista suizo, cuando menos, hacen pensar con cierto grado de profundidad, lo cual no es poco en estos tiempos de reflexiones superficiales y automatismos múltiples. Viene a cuento porque leer o escuchar sobre seres elementales, ninfas, gnomos, sirenas, etc., sugiere leyendas, mitos, "fantasías animadas de ayer y hoy", cuentos, etc., pero... ¿no podemos comprender?, ¿no queremos entender?, ¿no sabemos concebir?, ¿no cuadra en esquemas asentados en nuestra mente?, ¿solo creemos lo que vemos, escuchamos, saboreamos, tactamos u olemos?, ¿nuestros cinco sentidos sobran y bastan para comprender todo lo que ocurre a nuestro alrededor, en el mundo de lo pequeño y en la inmensidad del universo? Cuenta de ellos, en cuanto a experiencia, haberlos visto, pero en sueños.
Tras recoger de diferentes fuentes en bibliotecas virtuales y físicas información acerca de este personaje, podemos decir lo que sigue:
-Theophrastus Bombast von Hohenheim nace en un cantón suizo en la última década del siglo XV, tal vez coincidiendo con la fecha "gloriosa" del "descubrimiento de América". Algunos informadores cuentan de él que fue un gran viajero, que pisó Rusia, España, Egipto, etc., en cambio otras lo niegan, o lo ponen en duda, alegando su mente fantasiosa.
-Fue nombrado catedrático en medicina y en filosofía por la Universidad de Basilea.
-Sus conocimientos versan sobre magia, alquimia, astrología, "ciencia hermética" y quizás un largo etcétera.
-Se dice que curaba con opio y mercurio la lepra, algunas enfermedades venéreas (realiza la primera descripción clínica de la sífilis); que sanaba con láudeno (azafrán, vino, opio, etc.) dolencias estomacales. También usaba plomo, antimonio, hierro, azufre y sales minerales. Algo más: empleaba, como medicamento, diferentes tipos de veneno en pequeñas dosis. 
-Preconizó el saber popular y las sustancias y procesos naturales. 
-Se sitúa frente a personalidades de gran calado: Averroes, Galeno, Avicena...; y parece ser que admiraba a Hipócrates, el denominado "padre de la medicina".
-Se resistía a utilizar como remedios los polifármacos, y desestimaba la práctica de la cirujía, incluso los conocimientos de anatomía, que no veía indispensables (sobre esto último se le ha criticado mucho).



-En otro orden: impartió clases en su lengua, no en latín, para que sus conocimientos llegasen a un mayor número de personas.

-Alguna de sus máximas: cada enfermedad requiere de un remedio específico, vs. panaceas generales.

-Defendía la idea de que eran cinco las causas principales que llevan al ser humano a la enfermedad: la influencia del cosmos; la de una fuerza divina; la de la toxicidad de muchos alimentos; lo que se hereda, desde un punto de vista físico; y los estados anímicos perniciosos.

-Una de sus teorías: tanto en el macrocosmos (el universo) como en el micro (el hombre) hay un principio vital, que denomina "arqueus", contenedor de sal, azufre y mercurio.
-Otra: se llega al éxito a través de la experimentación, las teorías y la especulación, ésta suele coincidir con la revelación.
-Más aún: un verdadero médico es, a su vez, un auténtico filósofo, astrónomo y teólogo. 


Obras (una pequeña muestra): Liber Paragranum (1530); Opus Paramirum (1532); Pronósticos (1536); Philosophia magna (tratado; 1567); Compendio de Filosofía y Medicina (1568).


Es mencionado (o a influenciado a...) por innumerables gentes: William Blake, Borges, Goethe, Mary Shelley, Herman Melville, James Joyce, etc.



SERES ELEMENTALES


¿Criaturas espirituales?, tal vez no exactamente, y Paracelso lo explica de este modo: "no tienen alma (Silfos, Ondinas, Salamandras...) como el hombre", pero "no son espíritus (los que no la necesitan), mas lo esencial es que no son inmortales (el ser humano sí, y los espíritus también). Pueden aparearse con el hombre, no descienden de Adán, los muros no son para ellos infranqueables, son inaprensibles -tal vez, para ti (y para nosotros), en los dos sentidos-, y los ubica entre seres humanos y animales, viven en sociedades parecidas a las nuestras, no creen en Inteligencias Supremas que los encaminen hacia el bien, ellos se guiarían tan solo por su instinto. Del mismo modo que un hombre pasa a través del aire, una ninfa se mueve y respira a placer en el agua y un gnomo atraviesa una piedra. Su alimento no es comparable al nuestro según los parámetros humanos, pero puede decirse que también se nutren con la energía del sol, que llega a ellos penetrando cualquier superficie, o materia y su estado Los hay que pueden conocer las tres dimensiones del tiempo cronológico, y los que pueden interrelacionarse con nosotros a nivel cooperación; por ejemplo, los gnomos nos sirven, pero cuando cumplimos sus deseos...



CUSTODIOS Y OTRAS CAUSALIDADES


Para finalizar esta sección tres apuntes: 1) las Salamandras podrían tornarse peligrosas, si es que el maligno anduviese cerca de ellas o en su interior. 2) Son seres que custodian creaciones divinas: dependiendo el elemento (agua, aire, fuego o tierra), protegen y vigilan metales, minerales o tesoros, que no han de salir a la luz sino en momentos precisos (establecidos de antemano, fuera de nuestro entendimiento, por alguna inteligencia que se nos escapa, o alguna causalidad, y que él llama Dios). También nos alertan de catástrofes o desgracias (devastaciones, cambios rotundos, muertes...). 3) Cita a: Gigantes, Sirenas, Manes, Centellas..., estos serían MONSTRUOS y habrían sido generados por: Salamandras o Vulcanos, Ondinas o Ninfas, Silfos o Silvestres, Gnomos o Pigmeos (entre otros). Aunque engendros, no necesario malévolos. No pueden tener descendencia entre sí, pero acaso tras relaciones carnales con humanos.



CONSUMACIÓN 

Escribir sobre duendes, espíritus, gigantes y otros seres sin carne y hueso, o hablar (o especular) sobre criaturas que habitan en otras dimensiones no conocidas por el ser humano, científico o no, seguramente haga pensar que se está loco o se es un iluminado o un fantasioso, lunático, etc. (y nada que objetar al asunto). Ahora bien, ¿qué otra cosa no es la literatura?...


Esos puntos suspensivos, más este aparte y final, quizá te hagan meditar (en el sentido tradicional en Occidente, pues hay otro, oriental, que poco o nada tiene que ver ) acerca de lo dicho en el otro párrafo (y en toda la opinión), o ese es nuestro deseo, o nuestra ingenuidad.



Nota final:
A partir del libro: TEOFRASTO PARACELSO. "TRATADO DE LAS NINFAS, SIRENAS, PIGMEOS Y OTROS SERES. INDIGO, 2003.


rauvl





No hay comentarios: