Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "Jesús", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer (y ver el vídeo):




"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.





Filosofía es incertidumbre



    Filosofía es jugar, y esto es lo que nos mueve a adentrarnos en esta osadía puntual. También hay más. Es cultura filosófica, historia de la filosofía, teorías, biografías de filósofos, y toda la parafernalia que lo sigue. A saber, estudios universitarios, asignaturas, conferencias, profesorado de filosofía, mercancías relacionadas con el tema, o sea libros, etc. Luego, está el juicio individual de cada ser pensante, pero ya en otra dimensión aparte de la filosofía. Filosofía es incertidumbre porque, a fin de cuentas, es el arte de argumentar "la verdad" de las cosas (todo serían cosas, incluido el ser humano: la cosa del pensar, del sentir, del intuir, etc.). Si tenemos en cuenta que donde un filósofo dice blanco otro dice negro, podríamos pensar que también es "el arte de la duda". Si alguien que nunca leyó nada de filosofía comienza a instruirse en el mundo de los argumentos y teorías filosóficas, es posible que acabe por preguntarse: ¿Qué es Dios?, ¿qué el amor?; ¿qué la intuición?, ¿y la amistad?, ¿y el rencor?, y un largo etcétera: la envidia, la ira, el mundo, el alma, la inteligencia, etc. Entonces tendrá la oportunidad de elegir (para responderse con "verdades"), a Pitágoras, Platón, Aristóteles, Séneca, Tomás de Aquino, Ockham, Tomás Moro, Hobbes, Descartes, Leibniz, Kant, Hegel, Schopenauer, Nietzsche, Heidegger... Cuando los haya leído "a todos", y a muchos intermediarios o interpretadores de aquéllos (con las apreciaciones propias de cada uno: el actor no solo es actor), se quedará con muchas y grandes dudas, lo cual es lógico.

      Sacamos a colación muchas veces argumentaciones y teorías de pensadores porque extraemos de algunos ensayos ideas que nos parecen interesantes para crecer en nuestras tesis. La filosofía nos atrae, pero desde una óptica intuitiva. Acudimos una y otra vez a las fuentes primarias, y a otras. De lo externo (la filosofía teórica) puedes llegar al interior (una sabiduría individual), y así recapacitar: ver algo con otras perspectivas. Pensamos que las "verdades" se intuyen, no se aprehenden al pie de la letra. Recordamos las palabras de un profesor en una clase de Filosofía (no literales): "podéis alcanzar un vasto conocimiento filosófico al estudiar durante años, pero no os enseñaré a pensar". Nuestra idea es que el ser humano posee dos inteligencias (como mínimo, o dos básicas), la racional pura y la intuitiva; y sin ésta nadie podrá enseñarnos a pensar. Podremos, con una buena capacidad retentiva y esfuerzo, memorizar, "sacar nota", etc., en un "saber de cantidad"; la otra, o la atesoras, o la descubres en un momento dado de tu vida, o lo desaprovechas. Podrás reunir una dilatada información, estudiar carreras universitarias, dar conferencias, escribir libros, etc., pero quizá no logres cavilar por ti mismo. Podrás ser, sí, una verdadera computadora de datos humana, que poco tendrá que envidiar a las sofisticadas carpetas de archivos que son los procesadores. 

      Así pues, tendríamos, además de la filosofía como juego, el "jugar a saber filosofía"; a "conocer teorías filosóficas", a "memorizar términos griegos", a "conocer bibliografías de filósofos", a la "crítica filosófica", etc. Se critica al filósofo "Juan", porque se piensa que no está en lo cierto en el tema "Azul", argumentando a partir de la teoría de "Luis". Nos decantamos por postulados, más o menos racionalistas, equis, criticando otros, pero dentro de los márgenes que separan la razón de la intuición. Después, quedarían las críticas más creativas: se mezcla una hipótesis con sal, pimienta, azafrán, etc., se guisa y se come, aunque se han usado las especias que pueden hallarse en el mercado tradicional, no en otros, ni se ha salido al campo a investigar. Un penúltimo apunte. Hay distintos tipos de filosofía: de la historia, moral, política, del lenguaje, de la naturaleza, religiosa, etc. Ejemplo: palabras recogidas del libro escrito por Éduar Schuré, "Los Grandes Iniciados" (Manakel, 2005), en la introducción (p.10): "hay, según la expresión de Leibniz, una especie de filosofía eterna, 'perennis quaedam philosophia', que constituye el lazo primordial de la ciencia y de la religión y su unidad final". Aquí, Schuré habla de teosofía antigua (Egipto, India, Grecia...), y de matemáticas, psicología, física, medicina, alquimia, astrología, cosmogonía, teúrgia (magia antigua), etc.

      Desde nuestro parecer lúdico, acabamos con más palabras de este  escritor francés (1841-1929): "afirmemos la verdad  sin temor y tan alto como sea posible, echémonos por ella y con ella a la palestra de la acción, y por encima de la batalla confusa, tratemos de penetrar por la meditación y la iniciación individuales, en el templo de las ideas inmutables, para armarnos allí con los principios infrangibles". Bellas letras o juego de jugar a la búsqueda de las verdades ocultas



poessía

No hay comentarios: