Sentencia:


"Cuando pronuncias, piensas, intuyes o escribes "JesuCristo", te quitas de un tirón a los demonios de encima". Para comprender bien esto, te recomendamos leer:


"Nuestra búsqueda de la verdad es constante, por etapas, y el inconformismo e imperfección humanos nos deja cerca de una realidad: lo que hoy damos por bueno, tal vez mañana lo eliminemos, de este sitio y de nuestros principios"

Saludos a quienes nos ven desde: Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Austria, Bangladés, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia-Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Cabo Verde, Camboya, Canadá, Chequia, Chile, China, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eslovaquia, Estados Unidos, España, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Hungría, India, Indonesia, Japón, Kenia, Irlanda, Israel, Italia, Letonia, Líbano, Malasia, Malta, Marruecos, México, Nepal, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polinesia Francesa, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Rumanía, Rusia, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Tailandia, Taiwán, Túnez, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...


COLABORACIÓN MUTUA

Podemos insertar tu obra: plástica, relato, novela, ensayo -si la temática es disidente (no necesariamente), heterodoxa, etc.-, por entregas..., y poemas (de todo tipo)... Otros poetas (Ana Mª Espinosa, Belquis Castillo, David González, Kety Alejandrina Lis, Laura Giordani, Luis Antonio de Villena y Víctor Gómez Ferrer) han intervenido aquí hace años. Muchas gracias a todos.




Pronunciose el silencio

.
.
.
¡Qué mala es la envidia!,

Le dijo un ser humano a Dios,

Y adelantándose el demonio al todopoderoso contestó:

Si la envidia es perfidia de un hombre a otro hombre

(Odio, encono, maldad: mi personalidad),

¡Qué bueno es ser hombre!,

Y adelantándose Dios al sonido contestó:

Si ser hombre es el hambre de anhelar perfección

(Bondad, amor, piedad: mi personalidad),

¡Qué malo es ser Satán!,

Y adelantándose un eco al silencio contestó:

Si el veneno está en el seno y el coseno del alma humana,

Espíritu creado a imagen y semejanza

De Dios, ¡qué malo es ser Dios!,

Y pronunciose el silencio…
.
.
.
poessia
.
.
.

2 comentarios:

Tarry Odo dijo...

Óptimo ese juego de silogismos, amigo Raúl. La endivia es el detonante mas cercano para que puedan arruinarte toda espectativa de futuro. Pero indiscutiblemente, existe un detonante mayor y es la injusticia, que subyace en cualquier planteamiento, bajo el matiz irresoluto del sistema, (dónde se encuentran todos los elementos, Dios y su corte...)
jiji. merece toda una sonrisa, genio.

Ana María Espinosa dijo...

Tus poemas, Raúl, nunca dejan impasibles, espeicialmente éste,
donde subyace el auténtico tú.